Las mangas protagonizan el St. Patrick’s Day en los Celtics

0

Aunque cada día es más importante el nivel de las críticas que las mismas reciben y a pesar que cada día también se abren nuevos flancos en contra de ellas, algunos imprevistos, como la estadísticas que dicen que LeBron James juega peor cuando las utiliza, rompiendo así el argumento de adidas de que sus críticas procedían por se un hombre Nike, o que el nuevo comisionado de la NBA haya abierto siquiera un pequeño resquicio para no apoyarlas, lo cierto es que no pasa un evento importante en la NBA en el que adidas renuncie a estar presente en él copando el protagonismo del mismo con las polémicas mangas.

Así, era de esperar que uno de los encuentros más emblemáticos que se disputan en la ciudad de Boston, el St. Patrick’s Day, y en el que la marca alemana suele realizar un guiño hacia esta festividad a través de los uniformes de los Celtics, como pueden ser un pequeño parche en la camiseta o un diseño un tanto especial, también fueran objetivo de las mangas de adidas para arrebatar protagonismo al envento en sí y quedárselo para ella.

Así, adidas en esta ocasión no sólo ha decidido llevar ese pequeño homenaje en forma de parche o de cambio de color en los uniformes de los Celtics sino que ha querido arriesgar apostando por unas camisetas con mangas que ya han sido duramente objeto de crítica entre los aficionados.

La noticia ya sobrevolaba en los mentideros de la NBA en las últimas semanas, más sin embargo no ha sido hasta hace unos días cuando la propia franquicia lo confirmó ofreciendo iágenes de Jerryd Bayless con la nueva camiseta.

Así, no parece que adidas haya visto afectada su estrategia con las últimas críticas recibidas ante las camisetas con mangas. Recordemos que Adam Silver, nuevo comisionado de la NBA, anunció que al menor resquicio de descontento entre los jugadores (sic), las mangas no se implantarían definitivamente en la NBA. Ayer resaltábamos como adidas recibía otro duro golpe en contra de las polémicas camisetas: las estadísticas, un dato meramente objetivo, decían que LeBron James jugaba mucho peor cuando lo hacía con las mangas.