Las mangas llegan al All Star: ¿quién apoya a adidas?

0

El próximo 16 de febrero, domingo, el “Partido de las Estrellas” en la NBA, el “All Star Game”, tendrá unas invitadas muy especiales que no serán bien recibidas por todos: las ya famosas camisetas con mangas de la NBA.

La NBA ha anunciado los que serán los uniformes que los dos combinados que se enfrenten en el próximo All Star Game lucirán ante los aficionados. Y nuevamente, en un evento tan especial para las marcas y firmas comerciales, para los aficionados y para las franquicias, sí, nuevamente, el protagonismo se lo llevará las polémicas camisetas con mangas con las que adidas pretende revolucionar el mundo de la vestimenta en el baloncesto.

O eso es lo que se pensaba hasta ahora. Que todo partía de una cuidada estrategia empresarial de la marca alemana con la que asestar un duro golpe a sus rivales si, como parecía en un principio, era capaz de implantar un nuevo tipo de vestimenta en los uniformes del deporte de la canasta. Así, a parte a de los réditos de ser considerada la inspiradora de esta nueva tendencia, adidas tendría para sí el logro de que, aunque el sponsor técnico en cuestión de éste o aquel equipo, franquicia o selección de baloncesto fuera su gran rival Nike, la fuente de inspiración en la que la misma estaría bebiendo serían las pioneras camisetas con mangas de adidas.

Pero esta apuesta infatigable de adidas por las camisetas con mangas conllevaba un serio resgo para la multinacional. En primer lugar, suponía romper con años de tradicción dentro del mundo del baloncesto en pos de una estrategia comercial, de marketing eminentemente, sacrificando como decimos la historia y tradicción de este deporte en cuanto a uniformes se refiere por una mera, en principio, actividad pecuniaria. En segundo lugar, porque ello conllevaría una importante campaña de activación de las mismas que, a la vista queda, está desarrollando la multinacional alemana con el objetivo de que sus polémicas camisetas calen cada vez más hondo en este deporte, con lo que implicaría ello de inversión económica para ponerla en marcha.

Pero sobre todo, conllevaría un importante desgaste de la marca  a poco que se encontrara con obstáculos en forma de crítica por parte del sector, tal y como así ha sido. Quizás se pueden decir más alto pero no más claro. Y es que las críticas hacia la indumentaria de adidas han arreciado desde todos los estamentos del sector: aficionados, entrenadores y jugadores, algunos de la talla de LeBron James (recordemos, parte interesada pues es embajador de Nike), que han puesto en entredicho lo apropiado de este tipo de diseños. Y como decimos, esas críticas le han llegado a adidas y sus camisetas con mangas desde todos los frentes menos uno: el de la propia NBA. ¿por qué?

Para muchos, la ausencia de pronunciamientos al respecto por parte de la NBA es evidente: adidas ejerce como uno de sus principales sponsors gracias a un acuerdo que le permite equipar a todas la franquicias de la competición. Esta versión, excesivamente complacista quizás, le confiere a adidas poco menos que la capacidad de hacer y deshacer cuanto quiera dentro del apartado de las equipaciones NBA, relegando la opinión de la organización a un mero acto testimonial, cuando verdaderamente no es así. Cualquier cambio a introducir, ya sea en la indumentaria o en cualquier otro apartado, como puede ser otras estrategias de marketing, debe contar con el consenso y aprobación de la NBA. Entonces, ¿cuál es el motivo, quizás el verdadero motivo?

Para encontrar explicación hay que remontarse a un año y medio atrás. Así, a mediados de 2012 los dueños de las franquicias de la NBA daban el visto bueno a una suculenta proposición que llevaba encima de la mesa muchos años: lucir publicidad en las camisetas. Y lo que comenzó con tímidos pasos al respecto, estableciendo el corto plazo como claves para la inmersión poco a poco de la publicidad en los uniformes NBA, se ha aventurado una carrera a contrarreloj para tener todo preparado para que, en apenas un par de años, veamos la publicidad en las vestimentas de la NBA como algo normal.

Y ahí es donde entra adidas, sus camisetas con mangas y el apoyo incondicional de la NBA a las mismas. No sabemos si fue adidas la que le propuso el uso de mangas a la NBA o fue la propia NBA la que sugirió el tema a adidas. Lo cierto es que las mangas supondrán mayor superficie sobre la que poder estampar publicidad. Traducido: mayor dinero a ganar para la NBA y sus franquicias. Las mangas supondrán un soporte publicitario más dentro de las camisetas, una vía más de explotación comercial de la camiseta de la franquicia. Lo único que hace falta saber es la contraprestación, pecuniaria o no, de la NBA a adidas para asumir tal desgaste en su propia imagen.

Los rumores hablan que, lejos de una introducción paulatina más o menos programada de la publicidad en los uniformes de la NBA prolongada en el tiempo, la inmersión será más drástica, más rápida de lo esperada. Así, esos rumores dicen que en un par de años veremos publicidad en esas camisetas, pero no al estilo más o menos moderado de los clubes de fútbol europeos, con un sponsor principal y alguno secundario quizás, sino más al estilo de los monos de los pilotos de la Fórmula 1, donde cada resquicio del uniforme es visto como un soporte para la publicidad. Y ahí, en esta versión de los hechos, las mangas de las camisetas de adidas cobran todo el sentido. Un sentido valorado en muchísimos millones de dólares.