Las fuertes presiones recibidas hacen replantearse a FIFA la oportunidad de cambiar las fechas del Mundial de Qatar 2022

0

Todo estaba previsto para que este viernes, en una reunión que el máximo organismo del fútbol mundial celebrará en su sede y en la que se iba a celebrar, durante el transcurso de la misma, la votación que definitivamente aprobaría el traslado de las fechas en la que se disputará una de las citas deportivas más importantes a nivel mundial, el Campeonato del Mundo de Fútbol de Qatar del año 2022, traslado que iba a motivar que, por primera vez en la historia, el evento se celebrara en periodo invernal.

Sin embargo, todo hace indicar a que los rectores del máximo organismo no llevarán a cabo dicha votación y pospondrán la decisión final ante las fuertes críticas recibidas por muchos y diversos organismos afectados, lo que ha precipitado que dentro de FIFA se replanteen la conveniencia de llevar a cabo lo que en principio parecía una decisión firma aireada a los cuatro vientos por su propio presidente, el suizo Joseph Blatter.

Así, la decisión inicial de trasladar las fechas de celebración del Mundial de Qatar a periodo invernal debido a las altas temperaturas que supondría soportar por parte de los jugadores de celebrarse en los tradicionales meses de junio y julio, provocó la airada respuesta de gran parte de las ligas de fútbol nacionales de los países europeos, indignación que también llegaron a trasladar a la FIFA desde patrocinadores, que ven peligrar la mediaticidad del evento de celebrarse en las fechas que pretende FIFA al coincidir con otros grandes acontecimientos deportivos, hasta operadores de televisión, que aportan importantes y jugosas cifras a las arcas de FIFA por los derechos del evento, pasando incluso por el malestar creado dentro del propio Comité Olímpico Internacional, que ve no con muy buenos ojos que el Mundial pudiera coincidir con las fechas en la que se celebrarán los Juegos Olímpicos de Invierno de ese mismo año, pues iría en detrimento de ambos eventos, por ejemplo, en un serio detrimento de lo que percibirían por derechos de los mismos por parte de ambos patrocinadores.

De este modo, y aún cuando el órgano rector de la FIFA estaría más que habilitado para poder aprobar este mismo viernes un cambio de fechas del Mundial hasta esos meses invernales al objeto de conseguir unas temperaturas más idóneas para la práctica del fútbol, todo hace indicar que el hecho se paralizará momentáneamente hasta nueva orden.

El asunto está dando tanto que hablar que incluso desde dentro de la FIFA comienzan a surgir voces discrepantes acerca de la oportunidad, en su día, de elegir a Qatar como sede del Mundial, algo que debió descartarse, entre otros condicionantes, por el enorme problema del clima. Al respecto,  Michael Garcia, ex-fiscal de los Estados Unidos metido ahora a jefe de la división de investigación del comité de ética de la FIFA, está llevando a cabo una exhaustiva investigación acerca de los procedimientos seguidos en las asignaciones, en el mismo día, de los Mundiales de los años 2018 y 2022 a Rusia y Qatar respectivamente, dos países que bien pudieran presentar serios condicionantes que, a priori, establecerían que dichos países no serían la elección más idónea para el desarrollo de un evento como un Mundial, condicionados ambos por factores incontrolables como el tiempo.

Garcia está llevando a cabo un minucioso exámen de las acusaciones que están llegando a la FIFA acerca de posibles casos de corrupción que se dieron en las votaciones para la concesión de dichos Mundiales. Así, Garcia pretende determinar los factores que motivaron que, en el caso de Qatar por ejemplo, saliera elegida como sede del Campeonato del Mundo del año 2022 cuando en los informes aportados por el propio grupo de inspección de la FIFA quedaba en el penúltimo lugar de las cinco candidatas posibles, y que elementos propiciaron que los miembros con derecho a voto dentro de FIFA ignoraran las recomendaciones que dicho grupo recogía en el citado informe.

Mientras tanto, y paralelo a dichas investigaciones, en FIFA prefieren optar por la prudencia antes de tomar una decisión dado que todavía restan más de 9 años para la celebración del acontecimiento. En este sentido, a pesar de que los miembros de la FIFA hayan decidido que lo mejor sería trasladar las fechas del Mundial lo más lejos posible del verano en Qatar, antes de tomar cualquier decisión prefieren conocer de primera mano la opinión de todas las partes que bien pudieran estar implicadas en el asunto, como bien pudieran ser los sponsors y patrocinadores.