Las estaciones olímpicas del Metro de Londres irritan a Holanda

0

Supongo que cuando un organismo como el Comité Organizador de Londres 2012, el LOCOG, se dispone a dar un golpe de efecto con el renombramiento de las estaciones del metro londinense con deportistas que han marcado una época en el deporte olímpico, cuida todos los detalles para no tirarse un tiro en el pie. Pero creo que es mucho suponer.

Como todos debéis saber ya, el sistema del metro de la capital británica tendrá una apariencia renovada con un nuevo mapa para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde en colaboración con el LOCOG; renombró las estaciones de la red de tal manera que en lugar de llamarse Picadilly Circus, Baker Street o Knightsbridge, el mapa cambió los nombres a las 361 estaciones sustituyéndolos por el de atletas olímpicos.

Michael Phelps, Rafael Nadal, Michael Jordan, Cassius Clay o Nadia Comaneci son algunos de los nombres de las nuevas estaciones de metro londinense. “Hubo debates encarnizados y algunos cambios de opinión de última hora, pero estamos contentos con el resultado: docenas de países están representados e incluimos a todos los deportes olímpicos de 2012“, dijeron los diseñadores del mapa, Alex Trickett y David Brooks. Sin embargo, se han olvidado de un nombre que ha puesto en pie de guerra a Holanda.

Fanny Blankers-Koen fue una atleta holandesa que, precisamente, en los XIV Juegos Olímpicos se celebraron en el año 1948 en Londres, los primeros que se ponían en marcha tras el parón de 12 años de la II Guerra Mundial, consiguió nada menos que todo un record de la época: ganar cuatro medallas de oro en las pruebas de los 100 metros, los 200 metros, los 80 metros vallas y relevo 4×100 metros. Tal cúmulo de éxito le valió el sobrenombre de “Flying Housewife”, algo así como la Ama de Casa Voladora. La historia de esta excepcional atleta tiene mayor parangón si cabe por el hecho de que el entrenador del equipo olímpico británico en aquellos momentos, Jack Crump, la despreció públicamente antes de los Juegos al considerarla “demasiado mayor para competir. Ama de casa y encima con dos niños. No logrará nada”. Fanny Blankers-Koen contaba en aquellos momentos con 30 años de edad y tenía dos hijos. Después, los resultados hicieron que Crump tuviera que comerse sus propias palabras.

Ahora, los holandeses ven con indignación como la primera gran atleta podríamos decir de la historia olímpica, cosechando 4 medallas de oro en unos Juegos, no es tenida en cuenta en ese selecto grupo de atletas y deportistas que han marcado la historia olímpica. Pero si el pasar por alto estos méritos deportivos ha enfurecido a Holanda, lo que ya ha acabado de colmar la paciencia de los ciudadanos holandeses es el nombramiento de varias estaciones con deportistas que se ha demostrado han utilizado sustancias dopantes en su carrera, como la norteamericana Mary Decker o la jamaicana Merlene Ottey, que dio positivo por nandrolona.

“Han preferido dejar fuera de la lista a la que ha sido nombrada oficialmente como mejor atleta femenina del siglo XX en el año 1999, y sin embargo han apostado fuertemente por atletas y deportistas cuya limpieza en el deporte ha sido puesta más que en dudas con pruebas acusatorias ya demostradas. Y lo que es más inconcebible aún es el hecho de que uno de los autores del diseño del nuevo metro, David Brooks, se jazta de ser un reputado y excelso historiador deportivo”, sentenciaron fuentes holandesas.

Fanny Blankers-Koen murió a los 84 años de edad en el año 2004 en Holanda, donde es venerada como lo que le reconocieron, la mejor atleta del siglo XX. ¿Error? ¿Descuido? ¿O falta de rigor?