Las dudas de Nike dan alas a adidas y Under Armour

0
768
Tienda Nike
Las ventas de Nike se han ralentizado en el último trimestre
  • La marca estadounidense presenta una cifra de negocio que crece a la mitad de lo que se había previsto para multiplicar por dos sus ingresos en el año 2020.

Mezcla de sensaciones. Así se puede resumir el sentir general que se vive en el seno de la multinacional norteamericana Nike. Por un lado, la marca puede presumiri de un importante beneficio trimestral del 20% para situarse en los 1.140 millones de dólares. Sin embargo, la satisfacción no es plena y miran con recelo la evolución de los números de la compañía en los últimos meses.

Flojea en las ventas

Frente a estos números, la compañía estadounidense se debate con unas flojísimas cifras en cuanto a ventas se refiere que le han reportado un crecimiento de tan sólo el 5%, para alcanzar los 8.430 millones de dólares. Una cifra muy importante pero sin embargo, para nada suficiente sobre todo si tenemos en cuenta los objetivos planteados para el corto y medio plazo por los responsables de la firma.

El asunto no tendría mayor relevancia dentro de la compañía sino fuera por dos hechos fundamentales: el primero, en la compañía son conscientes que a ese ritmo de ventas los objetivos de multiplicar por dos sus ingresos en 2020 no se alcanzarían en el plazo previsto. El segundo, y principal, esas dudas estadounidenses lejos de alejar a adidas Under Armour, sus dos más inmediatos seguidores, estaba provocando el efecto contrario.

Caída en bolsa

Nada más conocerse los detalles de las cuentas estadounidenses, las acciones de Nike cayeron más de un 6% en Bolsa, unos datos que sorprendieron dentro del sector hasta límites nunca antes imaginados.

Es más, la situación de Nike había dado un vuelco radical. Tan sólo unos años antes, Nike gobernaba con una superioridad aplastante el sector hasta el punto de que ninguna otra firma de ropa deportiva osaba ni tan siquiera en acercarse a los estadounidenses. Ahora, sin embargo, la situación era bien diferente.

Los ingresos acumulados de Nike en los nueve primeros meses del año fueron de 25.670 millones de dólares. Sin embargo, el objetivo de la firma estadounidense no es otro que el de llegar a una facturación de 50.000 millones de dólarse en 2020, lo que supondría la obligación de crecer a un ritmo anual como el que tenía en 2010, unos datos que no registra desde hace más de tres años.