Las declaraciones de Jacques Rogge en defensa de McDonalds y Coca Cola como sponsors olímpicos no contentan a ninguna de las dos marcas

0

Ya os conté hace unos días que, de acuerdo a un estudio realizado, un 25% de los encuestados consideraba inadecuado el patrocinio de McDonalds en los Juegos Olímpicos, mientras que en segundo lugar de esta peculiar clasificación lo ocupaba Coca Cola (Ver Artículo en MD)

Las conclusiones del estudio eran bastante claras: 1 de cada 4 consultados no veía con buenos ojos que firmas como McDonalds o Coca Cola, estereotipos de productos “poco saludables” apoyaran y patrocinaran, y lo que es peor, se beneficiaran, de los Juegos Olímpicos, un evento deportivo que se encuentra en el otro extremo en cuanto a recomendaciones saludables.

Para colmo de males para la imagen de ambas marcas, muchos medios británicos hace unos días pusieron en boca del presidente del COI unos supuestos comentarios en los que Jacques Rogge cuestionaba la eficacia de que unas firmas como estas, que promocionan los productos que promocionan, fuera lo ideal para patrocinar un evento deportivo de estas características.

Hay que recordar que el peso de ambas compañías dentro de los sponsors oficiales del COI es enorme, puesto que Coca Cola se encuentra actualmente en el desarrollo de un programa de sponsorización que finaliza en el año 2020, mientras que McDonalds recientemente firmó una prolongación del acuerdo que les unía al COI hasta el mismo año ya citado, lo que económicamente se traduce en ingentes sumas de dinero que ingresa el COI de ambas empresas.

Este hecho, unido a la presión que indudablemente han realizado ambas marcas para que desde el COI se trate de salvar algo la imagen de las mismas, sobre todo tras los ya citados estudios publicados y las posteriores “supuestas” manifestaciones de Rogge, han motivado que el presidente del COI haya tenido que salir a la palestra para hablar de las bondades y beneficios de los patrocinios que estas marcas suponen para el desarrollo del movimiento olímpico, sin cuyo apoyo dificilmente sería posible la puesta en marcha de todos los programas que el COI desarrolla cada año.

Sin embargo, estas afirmaciones no han calmado la tensa relación en la que se han sumido Coca Cola y McDonalds con el COI, sobre todo porque Rogge no desmiente de manera explícita y rotunda los supuestos comentarios que se les atribuyen, a los que, lejos de denunciarlos, les ha restado importancia. Este hecho, como decimos, ha enojado enormemente aún más si cabe a las dos compañías, que no han visto con muy buenos ojos la tibia reacción del presidente del COI como defensa a ambas marcas.

Hay que recordar que McDonalds lleva unida al COI desde hace 36 años, mientras que Coca Cola mantiene una relación con el movimiento olímpico internacional que data desde 1928.