Las camisetas arruinan el estreno de Nike en la NBA

0
NBA
Las camisetas de Nike no aguantan el ritmo de la NBA
  • La marca norteamericana asiste con preocupación a la que ya se conoce dentro del sector como “la crisis de las camisetas” y que puede arruinar una de las inversiones más importantes jamás realizadas por la compañía en el mundo del deporte.

Comenzó siendo una mera anécdota. De la anécdota se pasó a la noticia. Y de la noticia ha dado el salto a la frontera del escándalo que puede poner en riesgo una de las mayores inversiones que jamás haya realizado antes la firma norteamericana Nike dentro del mundo del deporte: su multimillonaria relación con la NBA.

Las camisetas no aguantan

Todo apuntaba a ser una de las grandes temporadas dentro de la NBA en la firma estadounidense Nike. La 2017-2018 constituía el principio de una nueva relación entre la marca estadounidense y una de las competiciones deportivas con más seguidores a nivel mundial y en la firma se habían preocupado y mucho de que todo estuviera listo para que ese momento reuniera todos los requisitos para que dicha inversión, valorada en millones de dólares, fuera lo más rentable posible para la compañía.

Sin embargo, el inicio de campaña ha sido todo lo contrario a lo que desde la marca de Oregon hubiesen jamás deseado. Así, la expectación con la que los aficionados al baloncesto y al mundo del marketing deportivo en general aguardaban el debut de Nike como principal sponsor de la competición, suministrando las camisetas de las 30 franquicias de la liga, pronto quedó en un segundo plano por un hecho insólito: las nuevas camisetas que la firma estadounidense había diseñado para toda la NBA no aguantaban: se rompían.

Crisis

La primera, como un cruel capricho del destino, fue la del mayor buque insignia de Nike en el mundo del baloncesto: LeBron James, del que pudimos ver como su camiseta quedaba completamente rasgada por la mitad en pleno encuentro, separando, cual presagio, el mítico 2 y 3 del número con el que jugador disputa sus encuentros.

La anécdota comenzó a convertirse en preocupación cuando el base de los LakersTyler Ennis, vivía una experiencia similar cuando, otra vez, su camiseta quedaba completamente rota, con su número arrancado, en la disputa de otro partido. Y esa preocupación ha adquirido tintes de dramatismo en la compañía cuando Ben Simmons, uno de los rookies con más futuro de toda la NBA, mostraba resignado a las cámaras la enorme fragilidad de las camisetas de Nike.

Una inversión en el aire

La imagen recordó, en cierto modo, a la que hace ahora un par de años mostraba a un LeBron James completamente enojado con las camisetas con mangas de adidas, enseñando a las cámaras, de manera deliberada, como arrancaba sus mangas ante la incomodidad que le suponía jugar con ellas. Y decimos en cierto modo si no fuera por un detalle crucial: en aquella ocasión, LeBron actuaba como principal embajador de Nike y en defensa de los intereses de ésta ante la que era la principal apuesta de los alemanes en el mundo del baloncesto: sus camisetas con mangas.

Ahora, la diferencia con aquel entonces, es que Ben Simmons muestra su incredulidad con el detalle de que no es embajador de adidas sino que es una de las grandes apuestas de Nike para el futuro, lo que ha motivado que las luces de alarma se enciendan en la compañía ante el temor de que sus propios embajadores se rebelen contra sus camisetas.

La cuestión tiene mucha más importancia de la que en principio pudiera concebirse. Nike ha realizado una inversión multimillonaria en su relación con la NBA y la imagen que puede estar transmitiendo con sus camisetas rotas puede dar pie y argumento a que otras compañías y los propios aficionados puedan poner en entredicho la calidad de sus prendas, algo que en Nike preocupa y mucho, hasta el punto de convertir una anécdota en un tema crucial dentro de la marca.

Lebron James
Camiseta de LeBron James partida justo por la mitad