Las autoridades brasileñas, descontentas con Neymar

0

Mucho trabajo se le está acumulando a las autoridades brasileñas en pos de la defensa de las cualidades y potencialidades de Brasil como país frente a las embestidas de las marcas comerciales, que con el fin de lograr su minuto de gloria en la vorágine comercial en la que se ha convertido la carrera hasta Brasil 2014, no dudan en poner en marcha agresivas campañas que pueden atentar, como el caso de adidas y ahora en el que nos ocupa, la imagen que el país brasileño quiere reportar al exterior.

Aún tenemos muy recientes los ecos de la polémica campaña de adidas, supuestamente promocionando el turismo sexual en Brasil con el lanzamiento de una colección de camisetas en el que se jugaba con la ambigüedad de algunos mensajes con claros tintes sexuales que motivó incluso la protecta de las máximas autoridades brasileñas al objeto de combatir el turismo sexual del que Brasil quiere huir y evitar con ello un daño irreparable a su imagen en el exterior.

Sin embargo, el trabajo de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de Brasil va a ser constante en los  próximos meses al objeto de salvaguardar, sobre todo, la imagen del país a nivel mundial.

Así, esta Comisión ha solicitado que se retire el último spot lanzado por la marca Ambev y protagonizado por el internacional brasileño del FC Barcelona, Neymar, en el que el jugador del Barça y de la Selección Brasileña aparece haciendo bromas a los turistas extranjeros, por entender la Comisión que promueve el acoso contra extranjeros en Brasil, otro tema sumamente delicado para la imagen del país carioca.

En el spot, un holandés, un estadounidense y un francés intentan comprar el refresco heco a base de guaraná. Y para hacerlo, leen al vendedor lo que le han escrito en un papel para, supuestamente, decir en portugués su deseo: comprar el refresco. Sin embargo, lo que leen son frases graciosas escritas por Neymar, algo que a la Comisión no le ha parecido adecuado: “No se trata simplemente de una campaña más, con más o menos acierto en cuanto a su creatividad. Se trata de promocionar, además, el bullying, cómo practicarlo y como ponerlo en marcha con un público muy determinado: el turista que va a acudir a Brasil en los próximos meses con motivo de la Copa del Mundo de Fútbol“, señala claramente en la solicitud de retirada del anuncio la Comisión.

Ambev, marca que lanza la polémica campaña, ya ha salido rauda a defender el mismo y el hecho de que sus intenciones para nada están orientadas en el sentido que afirma la Comisión. Sin embargo, el Consejo Nacional de Autorregulación Publicitaria (Conar) ya ha recibido más de 50 quejas y denuncias de importantes asociaciones y organizaciones respecto a lo inapropiado de esta publicidad.