La Vinotinto recupera a Empresas Polar

0
La Vinotinto recupera a Empresas Polar como patrocinador
  • Empresas Polar abandonó la Vinotino en el año 2012 tras la llegada de PDVSA, presunta preculsora de dicho abandono
  • La Federación Venezolana de Fútbol llegó incluso a demandar a Empresas Polar por utilizar “vinotinto” en sus cuñas

Marzo del año 2012. La relación que une a Empresas Polar con la Federación Venezolana de Fútbol llega a su punto final. Después de años de relación donde la compañía estuvo al lado de la Vinotinto, incluso en sus momentos más delicados, la firma recibió una comunicación del presidente de la FVF donde, sin justificación alguna según la empresa, se le notificaba la anulación del contrato que acababa con una relación de más de una década. Y aunque no se filtraron mayores motivos, en los mentideros futbolísticos venezolanos siempre estuvieron muy presentes los rumores que hablaban que la llegada de la petrolera PDVSA como nuevo sponsor a la Vinotinto exigía la salida inmediata de Empresas Polar que nunca llegó a entender dicha resolución, sobre todo cuando se estaban en negociaciones para ampliar el contrato que finalizaba en el año 2014 para extenderlo hasta el año 2018.

Se confirmaba así la salida de la Vinotinto de la que había sido uno de sus principales apoyos, sobre todo económicos durante tantos años, abriéndose una nueva etapa al lado de la petrolera PDVSA que venía a coger el testigo de Empresas Polar  durante los siguientes años.

Acusaciones entre la Vinotinto y Empresas Polar 

A partir de ese instante, la relación entró en un cruce de acusaciones entre las partes que acabó con la interposición incluso de una demanda por parte de la FVF contra Empresas Polar por supuesto uso indebido de la marca Vinotinto en sus cuñas publicitarias una vez había concluído la relación. Según la versión de la FVF, la marca era un término cuyo uso y utilización deseaban circunscribir hasta uso casi exclusivo por parte de la Federación Venezolana de Fútbol, para así poder controlar el uso del apelativo con el que tradicionalmente es conocida la Selección Venezolana por parte de empresas y compañías ajenas al portfolio de patrocinadores oficiales de la Selección.

Sin embargo, Empresas Polar argumentó que la FVF sólo tenía registrada la marca Vinotinto exclusivamente dentro del ámbito comercial, es decir, nadie podría abrir una tienda o un establecimiento comercial con dicho nombre sin el consentimiento de la propia FVF. Pero el registro quedaba limitado a ese ámbito. Es decir, el registro se estimaba concedido exclusivamente para ese uso, por lo que nada dice respecto a la imposibilidad de utilizar esa expresión de alguna otra manera por cualquier compañía, como era el caso de Empresas Polar en sus cuñas de radio, hecho que fue el que motivó la denuncia de la FVF.

Empresas Polar regresa a la Vinotinto

Dos años después de aquella traumática ruptura, el pasado viernes, la FVF, en un acto conjunto organizado junto a Empresas Polar, anunciaron el retorno a la Vinotinto de una de las compañías que más fuertemente apostó por la Federación Venezolana de Fútbol cuando nadie lo hacía. Ninguna de las partes quisieron hacer referencia a los acontecimientos que dieron lugar a la salida de la firma del portfolio de patrocinadores oficiales de la Federación. Lo que sí es cierto y notorio es que, la otrora supuestamente causante de todo este conflicto, PDVSA, será ahora compañera de viaje de Empresas Polar.

Las malas lenguas hablan que el acercamiento de la FVF hacia Empresas Polar comenzaron cuando el gobierno venezolano anunció la retirada, paulatina, de los gastos en patrocinios deportivos en los que incurría, algo que inicialmente se extendía al mundo del motor y por el que tuvo que salir incluso el piloto de F1 Pastor Maldonado a desmentir que PDVSA fuera a abandonar el apoyo a la escudería Lotus dentro del Gran Circo, tal y como comentamos en su día en Marketing Deportivo MD.

Los detalles económicos del acuerdo, que se extenderá hasta el año 2018, no han sido dados a conocer, estarían en los términos de los contactos que se iniciaron antes justo de romper relaciones en el año 2012 entre las partes y que tenían como objetivo prolongar hasta el año 2018 el contrato de Empresas Polar que finalizaba en el año 2014. En aquel momento, la compañía ofreció por dicha ampliación hasta 55.000.000 de bolívares, alrededor de 9 millones de euros.