La venta de los Kings, un nuevo record en cifras

0

Tal y como os comentábamos la semana pasada, los Sacramento Kings no se trasladarán a Seattle después de la negativa dada al respecto por los propietarios de la NBA que han estimado como favorable la iniciativa del alcalde de la ciudad Kevin Johnson para mantener a la franquicia en la ciudad.

Y tan sólo un día después de conocerse la noticia, Vivek Ranadive, un multimillonario del software de ascendencia hindú, ha adquirido a los Maloof, propietarios mayoritarios de la franquicia y con una auténtica obsesión por desprenderse de la misma, el porcentaje que de la misma tenían en propiedad, el 65%, por aproximadamente unos 348 millones de dólares, lo que supone elevar el valor total de los Kings en la venta en 535 millones de dólares, todo un record dentro del baloncesto NBA.

La familia Maloof llegó a los Kings en el año 1998 y, tras más de una década al frente de los mismos, llegaron a un acuerdo con un potentísimo grupo empresarial de Seattle que ofrecía más de 400 millones por su porcentaje en la franquicia. Sin embargo, los propietarios del resto de franquicias de la NBA se postularon desde un primer momento a favor de la opción que permitía la continuidad de los Kings en Sacramento.

Llegados a este punto, los Maloof dieron marcha atrás en su preacuerdo con el grupo de Seattle y optaron por vender su participación al que ahora es nuevo propietario de la franquicia. Un negocio, que no obstante, no es tan lucrativo para los antiguos dueños. Si tenemos en cuenta la deuda de 60 millones que tiene la franquicia con la ciudad de Sacramento más el dinero que debe a la NBA, lo que finalmente ingresarían los Maloof por la venta alcanzaría a duras penas los 200 millones de dólares, apenas 50 millones de dólares más que cuando ellos adquirieron a los Kings en el año 1998, estimados en 156 millones.

La otra consecuencia de la adquisición de Ranadive de los Kings será su inmediata obligación de desprenderse de las acciones que posee de los Golden State Warriors, franquicia de la que es propietario minoritario, además de contribuir fuertemente al dinero necesario que procederá de la iniciativa privada para la construcción del nuevo pabellón de los Kings, uno de los pilares donde radicó el alcalde Johnson la victoria en la permanencia de la franquicia en la ciudad.