La USADA acusa a Nike de obstaculizar su investigación

0
477
Mo Farah y Alberto Salazar
La marca estaría obstaculizando la investigación puesta en marcha por la USADA
  • Una filtración de nuevo de hackers rusos ha sacado a la luz los obstáculos que ha puesto la marca norteamericana a la USADA a la hora de facilitar información respecto a la investigación puesta en marcha contra el entrenador de una de sus estrellas, Mo Farah

Hace tan sólo unas semanas un grupo de hackers rusos, los Fancy Bears, dejaban en la encrucijada a la firma norteamericana Nike después de que sacaran a la luz las investigaciones que estaba llevando a cabo la Agencia Antidopaje Estadounidense, la USADA, contra Alberto Salazar, un polémico entrenador que trabaja con las grandes estrellas del mundo del atletismo de Nike y que es uno de los grandes artífices del Nike Oregon Project, el proyecto puesto en marcha por la compañía norteamericana para la formación de grandes estrellas dentro del mundo del atletismo.

La USADA investiga a Alberto Salazar

Según aquellos datos, la Agencia Antidopaje puso todo su objetivo en Alberto Salazar, un polémico entrenador sobre el que recae la enorme sospecha de utilizar sustancias prohibidas para obtener el máximo rendimiento de sus atletas, casualmente, la mayoría de ellos, grandes estrellas de la firma norteamericana Nike.

Según aquella información, la USADA habría obtenido la documentación suficiente como para considerar que los rumores que apuntaban a que Salazar se apoyaba en sustancias prohibidas para que sus atletas obtuvieran los grandes resultados que han obtenido en los últimos años, unas acusaciones que hacían tambalear a Nike y su proyecto Nike Oregon Project, uno de los proyectos estrellas de la marca.

Nike obstaculiza la investigación

Aquella filtración supuso un duro golpe a la imagen de la compañía pero para nada comparado con el que está suponiendo la nueva filtración realizada por los hackers rusos. Así, las nuevas informaciones hablan de los obstáculos que la propia Nike están poniendo a los investigadores de la USADA a la hora de facilitar la información que se está requiriendo a la firma respecto al proceso de investigación abierto.

En relación a ello, Nike se ampara en la confidencialidad de la relación que le une tanto a Alberto Salazar como a Mo Farah, uno de los grandes embajadores de Nike y uno de los atletas a los que entrena Salazar, una confidencialidad que está dejando en muy mal lugar la imagen de la firma estadounidense y que puede dejar muy tocada a la misma a nivel mundial.