La UEFA quiere quitarle el Mundial 2030 a China

0
Aleksander Ceferin
El nuevo presidente de la UEFA quiere que Europa sea sede del Mundial 2030
  • El máximo dirigente de la UEFA ha decidido plantar cara al dinero procedente de Asia que tiene como objetivo llevar el Mundial 2030 a China

Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, lo tiene claro: Europa debe luchar y pugnar por albergar el Mundial del año 2030 pese a la enorme pujanza económica procedente de otros continentes, sobre todo Asia, que amenazan con llevar sel Mundial de dicho año a China.

Cerrar el paso al dinero chino

El dirigente esloveno no quiere que el dinero de China sea clave a la hora de decidir las sedes de los próximos Mundiales de fútbol y para eso ya ha puesto toda su estrategia en marcha para tratar de evitar que la FIFA asigne el Mundial al gigante asiático.

El objetivo del presidente de la UEFA es tratar de encontrar candidaturas lo suficientemente sólidas y con el respaldo necesario de todos los organismos para tratar de evitar que el continente asiático, gracias al enorme respaldo de las marcas comerciales de aquel país, se convierta en sede del Mundial.


[rad_rapidology_inline optin_id=optin_2]


Patrocinadores asiáticos

El mensaje del presidente de la UEFA llega apenas unos días después de que se conociera que un nuevo sponsor chino se incorporará al catálogo de patrocinadores oficiales de la FIFA, un organismo muy necesitado de respaldo comercial tras los escándalos de corrupción que vivió hace tan sólo unos meses.

Esa necesidad ha sido vista y aprovechada por los patrocinadores asiáticos, que han comenzado a poner encima de la mesa de la FIFA el dinero que tanto necesita para dar viabilidad a sus proyectos, lo que ha llenado de inquietud al mundo del fútbol ante el poder que están cogiendo dentro de FIFA. Así, su último patrocinador ha sido la marca china de teléfonos móviles Vivo, que viene a unirse al conglomerado Wanda y a la compañía Hisense, tres de los más importantes e influyentes patrocinadores que tiene ahora mismo la FIFA y que ha provocado que empiecen a levantarse sospechas sobre un posible Mundial 2030 en China como consecuencia de ese dinero asiático.