La UEFA ‘aniquila’ el Plan B que Madrid tenía por si no obtiene los Juegos de 2020

0

El año 2020 es, deportivamente hablando, un año clave a nivel internacional y sumamente importante para varias ciudades europeas que aspiran a acoger al menos uno de los dos grandes acontecimientos deportivos que en ese año se celebrarán: los Juegos Olìmpicos y la Eurocopa de Fútbol.

Dentro de los primeros, dos son las ciudades europeas que albergan esperanzas de obtenerlos y ser nombradas, el próximo mes de septiembre, por el COI en la ciudad argentina de Buenos Aires como sede de la XXXII edición de los Juegos Olímpicos: Madrid y Estambul, que están en plena carrera junto a Tokyo para conseguir la mencionada designación. Y aunque todo hace pensar que bien podría ser una de las dos ciudades europeas la afortunada con el nombramiento, tanto Madrid como Estambul tenían bajo la manga un plan B en el supuesto de que fuera Tokyo la finalmente afortunada.

El plan B no era otro que albergar o ser sede de la Eurocopa que ese mismo año se celebraría, hecho éste que sólamente era posible tras el anuncio de su presidente, el francés Michel Platini de celebrar una Eurocopa por toda Europa. Esta decisión, sumamente criticada, fue muy bien recibida tanto en Madrid como en Estambul toda vez que eran conscientes, por las afirmaciones vertidas reiteradamente por miembros de la UEFA, incluido Platini antes de anunciar el nuevo formato, que una misma ciudad no podría albergar el mismo año Eurocopa y Juegos Olímpicos, ‘obligando’ a la misma a adoptar una decisión sobre qué evento elegiría. Estas afirmaciones nacían sobre todo tras el interés de Turquía de acoger los Juegos Olímpicos, interés reflejado en la candidatura de Estambul y, a su vez, de ser el país donde se celebrara la Eurocopa.

Sin embargo, como digo, el anuncio de Platini de hacer una Eurocopa con sedes por toda Europa abrió las esperanzas tanto de Madrid como de Estambul, que vieron en dicho anuncio un Plan B perfecto para el supuesto caso de que una u otra no resultaran elegidas como sedes de los Juegos Olímpicos. Así, el plan estaba trazados con líneas bastante sólidas y rectas. En el supuesto de que la ciudad en cuestión no fuera elegida como sede de los Juegos, tendrían preparada la opción de ser sede de la Eurocopa y, por qué no, de acoger el premio gordo de la misma: ser sede de las semifinales y de la final, encuentros que se celebrarán en la misma ciudad.

Sin embargo, unas filtraciones de las intenciones de la UEFA conocidas justo antes del último Comité Ejecutivo de la misma ha arrojado un importante jarro de agua fría al plan B de Madrid. Así, se ha filtrado a través de Press Association Sport, que el organismo que dirige Michel Platini exigirá a las ciudades candidatas que aspiren a acoger encuentros de dicha competición, ya sea en la fase previa o en semifinales y final, una serie de exigencias que deberán cumplir en cuanto a logística se refiere. Así, las ciudades que pretendan ser sedes de encuentros de las rondas previas a las semifinales y final, deberán contar con al menos un aeropuerto que tenga, como mínimo, con dos terminales. Este requisito se endurece para aquellas que pretendan acoger las semifinales y final, que se celebrarán en una misma ciudad, puesto que la UEFA exigirá a las candidatas el tener al menos dos aeropuertos en la ciudad.

El primer requisito deja fuera de competición a ciudades sumamente interesadas en albergar encuentros de la fase de grupos, como Cardiff o Dublín. Pero es el segundo requisito el que ha dejado el Plan B de Madrid en papel mojado toda vez que la capital española no dispone de dos aeropuertos. Así pues, las autoridades deportivas españolas y madrileñas deberán poner toda la carne en el asador para los Juegos Olímpicos ante estas filtraciones procedentes de la UEFA, que ponen en el primer puesto a ciudades como Londres con Wembley, con seis aeropuertos en su áera metropolitana; Roma, con dos y la otra aspirante europea a los Juegos Olímpicos, Estambul, también con dos.

Así pues, en caso de confirmarse estas exigencias de la UEFA, Madrid deberá ‘conformarse’ con un Plan B que se limitará a ser sede de algunos de los encuentros de la fase de grupos, de octavos o de cuartos.