¿Arriesga Coca Cola con su “Tradición Familiar?”

0

¿Os imagináis a Audi, patrocinador oficial del FC Barcelona y del Real Madrid en el mismo sector, el de vehículo oficial de dichos clubes, tomando partido por uno de los dos en uno de los tantos clásicos que nos regalan estos equipos a lo largo de una campaña? ¿Imagináis a Audi diciendo en su campaña de activación de esa relación, que coincide todos los años con la entrega de esos vehículos oficiales a ambos equipos y que casualmente es unos días antes del primer clásico de la temporada, que ahora son seguidores del FC Barcelona o, al contrario, seguidores del Real Madrid? Pues eso es lo que ha hecho Coca Cola en su último spot.

La cercanía de la próxima final de la Champions League y la coincidencia de que en Lisboa, el próximo 24 de mayo, se den cita por primera vez en la historia no ya dos equipos del mismo país, hecho éste que ya ha ocurrido en alguna ocasión (sin ir más lejos la temporada pasada con el Bayern y el Borussia Dortmund), sino reuniendo en la cita a dos equipos de la misma ciudad, Madrid, y que esta coincidencia además se complete con que ambos clubes tienen un mismo patrocinador oficial de ambas entidades, ha provocado que la marca agraciada haya cometido un desliz en su campaña para activar la presencia de ambos clubes en dicha final que le puede pasar factura, sobre todo, entre los seguidores del bando contrario.

Así, la marca Coca Cola, recordémoslo, patrocinador oficial de ambos clubes, ha lanzado un nuevo spot con motivo sin duda de dicha final al que ha dado por nombre “Coca Cola, Tradicción Familiar”, donde un padre y un hijo aparecen en un parque y donde el joven se dirige a su progenitor para solicitarle una conversación, una charla cara a cara que le puede cambiar la vida, y la de toda su familia.

A lo largo del spot, el chico comienza a argumentar que se ha hecho mayor (12 años), que ya realiza tareas en el hogar y que incluso elige su propia ropa. Es decir, se considera todo un joven responsable capacitado para tomar sus propias decisiones. Y una de esas decisiones, avisa el joven, puede alterar la normal convivencia de la familia: el hijo le dice a su padre que se va a cambiar de equipo, el que ha tenido su familia durante toda su vida (aunque no lo dice, todo apunta a que el Real Madrid), para hacerse del Atleti porque le gusta una chica.

La campaña ya ha comenzado a despertar polémica en las redes sociales, algo que debería tener, y muy en cuenta, la propia marca. Ese posicionamiento a favor de una de las dos entidades a las que patrocina le podría gragear serias enemistades en la afición rival, tal y como le ocurrió hace tan sólo un año a Pepsi en Argentina con su polémica campaña a favor de Pep Guardiola y en contra de Mourinho para promocionar unas charlas del ex del FC Barcelona en las que Pepsi era un importante auspiciador.

El tiempo dirá si Coca Cola en esta ocasión ha cometido también un importante error de medida o no.