La Supercopa de España, cada vez más cerca de China

0

Ojo a la noticia que adelantaba en el día de ayer el diario Marca. Y es que, a pesar de las enormes reticencias que existían entre los clubes, sobre todo en el Real Madrid y en el FC Barcelona, a abandonar suelo patrio para disputar la Supercopa de España, que enfrenta al campeón de la Liga con el campeón de la Copa del Rey, las posturas parece que se van acercando a una más que posible solución al hecho de disputar el encuentro en suelo chino.

La noticia copó los medios de comunicación españoles a comienzos de junio del año pasado: la Federación Española de Fútbol estaba negociando con la empresa United Vansen Internacional Sports (UVIS), un gigante del
marketing de capital cien por cien chino, para que, a cambio de
35 millones de euros, en los próximos siete años al menos cinco
ediciones de este torneo se disputasen en el país asiático. Además, UVIS exigió
que el partido se disputara en horario de máxima audiencia en China.

La intención de UVIS era que el acuerdo entrara ya en vigor en la edición de comienzos de esta
temporada, cosa que no pudo llevarse a la práctica tras las enormes reticencias que los clubes que integran la LFP pusieron sobre la mesa a la RFEF. Sobre todo los dos grandes, Real Madrid y FC Barcelona. Así, estos clubes argumentaron motivos de índole social, toda vez
que se restaría a sus aficionados la posibilidad de asistir a dichos
encuentros en favor de los aficionados chinos a cuenta de abrir mercado
en aquellas latitudes, aunque en el trasfondo de su decisión radicaba un claro problema económico.

Analizada la situación, la RFEF, a pesar de encontrarse con el rechazo de los clubes, comenzó a moverse entre bambalinas y a negociar flecos de los acuerdos pertinentes. Y así, se llegó a la cantidad de cerca de 3 millones de euros para cada club participante en el encuentro. Sin embargo, aún con estas, la posición de los dos grandes apenas se movió y aunque gran parte de los equipos dieron el sí, se forzó un poco más a la Federación para tratar de incrementar esos emolumentos. Así, el siguiente objetivo de la misma es tratar de conseguir un reparto de casi 7 millones de euros para cada club participante, lo que daría como resultado la necesidad de encontrar otros cuatro millones de euros para cada equipo, algo que según fuentes cercanas a las negociaciones estaría más cercano que alejado. Y todo hace indicar que, si bien igual los siete millones no se consiguen, el incremento será sustancial con respecto a los tres millones de euros actuales, lo que hace más que posible que, probablemente, la próxima edición de la Supercopa de España se juegue en el país de la Gran Muralla.