La salida de jugadores del Milan desata los rumores sobre una posible venta del club

0

Julio de 2012. El Milan logra ingresar 65 millones de euros por dos puntales del conjunto rossonero: el sueco Zlatan Ibrahimovic y el brasileño Thiago Silva, que son traspasados al ‘nuevo rico’ del fútbol europeo, el PSG, en una operación fuertemente criticada por los tiffosi del Milan que consideraban que con esas ventas, el potencial del cuadro italiano disminuiría ostensiblemente.

Y a pesar de las manifestaciones de los máximos dirigentes milanistas de que dicho dinero se reinvertiría en la contratación de nuevos jugadores que minimizaran la ausencia de dos cracks como los que abandonaban el club, lo cierto y real es que, a día de hoy, su ausencia se nota considerablemente en el rendimiento deportivo del conjunto italiano, que de los nueve encuentros disputados hasta el día de hoy, tan sólo ha logrado vencer en tres, saliendo derrotado en cuatro ocasiones y empatado en otra, lo que le sitúan en una triste posición en la liga, la decimocuarta, con 10 puntos, y a tan sólo tres de la zona de descenso.

El club, desde ese momento, se quedaba sin dos de sus máximos estandartes, a pesar de que desde el departamento correspondiente aseguraban que aún quedaban en el equipo grandes estrellas como Robinho, Pato o Boateng, que dotarían al equipo de la suficiente fortaleza como para que dicha ausencia no se hiciera notar, cosa que no ha ocurrido como hemos dicho anteriormente. 

Sin embargo, la sorpresa ha saltado en las últimas semanas tras conocer que la ‘operación salida’ milanista no ha concluído y que el club, según cuenta el Corriere dello Sport, tiene en marcha una operación denominada “Revolución” cuyo objetivo fundamental es colocar en el mercado de invierno, esto es, Enero, cuando se abra nuevamente el mercado, a cualquiera de los tres cracks anteriormente mencionados e incluso a los tres si la oferta que llegara por los mismos satisfaciera las necesidades económicas del club rossonero.

El objetivo pretendido por el club es ingresar una fuerte suma de dinero por parte de cualquiera o de los tres incluso jugadores anteriormente mencionados además de ahorrarse una importante suma de dinero correspondiente a los salarios de los mismos, en torno a 31 millones de euros anuales. Pero, ¿qué se oculta o parece ocultarse detrás de toda esta operación “Revolución”?

El Milan trató de paliar con la venta de Ibrahimovic y Silva al PSG la sangría que supone el club en estos momentos para su máximo dirigente, Silvio Berlusconi. El club rossonero admitió una deuda que superaba los 60 millones de euros la temporada pasada, deuda que pretendía ser saldada con la venta de dichas estrellas. Sin embargo, lo cierto y verdadero es que el grupo Berlusconi no deja de aportar del orden de 50 millones de euros al año para compensar las cuentas de la escuadra milanista, según informaba días atrás elconfidencial.com. Todo esto, unido a los probelmas de Mediaset y la editorial Mondadori, que han reducido el beneficio del grupo en más de un 70% en el último año, ha propiciado que desde las altas directivas milanistas estén preparando el terreno para una venta airosa del club.

Por ello, éste último movimiento de tratar de colocar en el mercado de invierno a cualquiera de esos tres jugadores, o incluso a los tres, si las ofertas que llegan son buenas, parecen estar más orientados a ingresar una importante inyección de dinero que logre sanear las cuentas del club milanista con vistas a presentar unos balances lo más aseados posibles de cara a una posible negociación para la venta del club con posibles compradores. De confirmarse este extremo, Berlusconi se desprendería de uno de sus buques insignias, el Milan, que pasaría a manos de no se sabe muy bien quién (hay rumores de fuertes grupos y fondos de inversión árabes), lo que tiene en jaque a la afición ante una posible venta del club, cosa que no hay que descartar. 

Sea como fuere, el futuro para la escuadra rossonera no es nada alentador. Si el club no logra vender a los jugadores, la situación económica puede llegar a ser axfisiante. Si por el contrario logra poner en el mercado a los mismos, la situación deportiva sería poco menos que catastrófica vista la evolución del club tras la venta de Ibrahimovic y Silva, y todo estaría casi encaminado a una venta más que premeditada del conjunto italiano. Sea como fuere, negros nubarrones se aproximan para una afición que en estos momentos no sabe muy bien hacia donde va su equipo.