La renovación de Nike con el PSG entra en su fase decisiva

0

La actual relación del PSG con la firma norteamericana Nike se encuentra en sus semanas más decisivas después de conocerse las negociaciones que llevan manteniendo desde hace casi un mes altos representantes de la marca norteamericana con dirigentes del club parisino que, en pos de ajustarse al máximo a las reglas de disciplina financiera a partir del año 2015, pretende renegociar la vinculación con la firma norteamericana para obtener un mayor beneficio por dicho concepto.

La renovación alcanzada con la aerolínea Emirates, en el que se ha considerado un acuerdo histórico al tener que desembolsar la compañía 125 millones de dólares durante los próximos cinco años en el que está considerado el mayor contrato jamás firmado dentro del fútbol francés.

Una vez despejada esta operación, todos los esfuerzos se centran ahora en alcanzar otro importante acuerdo, en esta ocasión, con la compañía encargada de suministrar las equipaciones del conjunto parisino: la firma norteamericana Nike, y con la que el PSG pretende renegociar las condiciones del contrato a fin de obtener una mayor compensación por dicho concepto.

En la actualidad, el conjunto francés recibe algo más de seis millones de euros por temporada procedentes de la firma norteamericana, una cantidad que los actuales dirigentes del club galo consideran a toda cifra insuficiente para un club como el galo que ha dado el salto con la llegada de los petrodólares a la tesorería parisina a la primera plana mediática del fútbol europeo. Así, estos dirigentes consideran que es necesario adecuar las cantidades a cifras muy cercanas a las que reciben los grandes clubes Nike en Europa, como el Manchester United o el FC Barcelona, o los equipados por otras firmas, como Adidas en el Real Madrid.

Estaríamos hablando por lo tanto de unos 30 millones de euros al año la cifra en la que pretenden posicionarse los mandatarios del conjunto parisino para acceder a pactar una renovación con la firma norteamericana.

La pelota está ahora por lo tanto en el tejado de una Nike que siente sobre sí la presión de la firma Burrda, perteneciente al grupo suizo Pilatus Sports Management SA, grupo que a su vez está participado, y de manera casi exclusiva, por un importante fondo de inversión qatarí íntimamente relacionado con el actual dueño del conjunto parisino.

Así pues, en caso de que Nike no aceptara las exigencias del PSG, es más que seguro que Burrda pasaría a ocupar el puesto de los norteamericanos dentro del conjunto francés en una operación que lanzaría a Burrda a la primera plana del fútbol europeo. Sea como fuere, la decisión se tomará en apenas unos días y la resolución del conflicto se decidirá en uno u otro sentido. Nike tiene ahora el poder de decidir renovar con el conjunto francés, un club que a nivel mediático dará mucho que hablar (de hecho ya lo está haciendo) en los próximos años, o abandonar el proyecto y bajarse de un barco al que se subió en el año 1989 cuando arrebató el club galo a la firma alemana Adidas.

El PSG tan sólo ha vestido tres marcas de ropa deportiva a lo largo de toda su historia: Le Coq Sportif (en dos fases: en 1970-1975 y en 1976-1986); Adidas (también en dos fases: 1975-1976 y 1986-1989) y Nike (1989 hasta la actualidad).