La piratería, la otra amenaza de los Juegos de Londres 2012

0

En términos de mercadotecnia, ya sabéis las medidas que tanto el LOCOG como las autoridades británicas han puesto en marcha para evitar acciones de ambush marketing por parte de compañías que no tienen la consideración de sponsors oficiales de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Es más, ya os he hablado por aquí en más de una ocasión del excesivo celo quizás que están poniendo dichas autoridades por el respeto y protección de los derechos de los sponsors oficiales.

Pero hay otra amenaza dentro de este campo mucho más difícil de controlar: la piratería, el comercio de productos falsos. Y aquí, todos los esfuerzos a realizar tanto por el LOCOG como por las autoridades británicas resultan, a veces, insuficientes. “La falsificación de artículos no es algo a no tener en cuenta. Es un delito que provoca un daño económico estimado en casi 2.000 millones de dolares al año sólo en el Reino Unido”, ha manifestado Damian Green, portavoz del Ministerio del Interior británico.

Y si extrapolamos esa amenaza a territorio olímpico, el daño es aún mayor: sólo en este concepto, el LOCOG pretende ingresar más de 2.500 millones de dolares, y aunque con esto sólo se cubre una parte de los casi 13 millones de dolares que ha tenido que desembolsar el LOCOG para organizar los juegos, al menos esas cifras valen para hacernos una idea de la enorme preocupación que este tipo de delitos supone para el Comité Olímpico.

Así, a menos de dos meses para que se inauguren los Juegos Olímpicos, las autoridades británicas ponen todo su esmero en esforzarse por detectar e impedir la entrada de este tipo de artículos en suelo patrio. Así, recientemente han confiscado en las fronteras algo más de 8.000 artículos falsificados con el logotipo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, entre ellos encendedores, camisetas, prendas deportivas y merchandising de los Juegos. Y aunque es una buena noticia para los organizadores, éstos son conscientes de que, según vayan acercándose los Juegos, la avalancha de este tipo de prendas en la frontera se incrementará, y ven, con preocupación, como será prácticamente imposible el poder parar todo lo que entra, controlar e impedir el acceso de estas falsificaciones. Por eso hacen una recomendación a todos los visitantes: adquirir los productos sólo en tiendas y distribuidores oficiales. Es la mayor garantía de estar adquiriendo algo auténtico y no falsificado.