La partida de Risk del Manchester City

0

Seguramente a todos os sonará. Para los que no, el Risk es un juego de mesa de carácter estratégico creado por Albert Lamorisse en 1950 y comercializado desde 1958 por Parker, y donde el objetivo no era otro que, poco a poco, hacerse con la mayor parte de territorios del mundo mediante estrategias que alzaran al jugador a la conquista de los mismos. No. No nos hemos equivocado de artículo. Haciendo un paralelismo, esta pareciera la estrategia del Manchester City.

El conjunto británico ha dado otro paso más en su lucha por la dominación global, esta vez en las antípodas, después de anunciar la adquisición del Melbourne Heart FC, de la A-League, pagando 12 millones de dólares por una participación del 80%. El otro 20% restante pertenecerá al grupo de propietarios del Melbourne Storm, equipo de rugby de la liga australiana.

Se confirma así la más que interesante estrategia de expansión a nivel mundial del conjunto británico que comenzó hace tan sólo unos meses con su asociación-propiedad de la nueva franquicia de soccer en la MLS en la ciudad de Nueva York, el New York City FC.

El City ha puesto encima de la mesa al resto de clubes de fútbol del mundo una nueva manera de afrontar su política de expansión, hasta ahora limitada en la mayor parte a acuerdos de colaboración con otros clubes o, a lo sumo, en la creación de escuelas de fútbol en este o aquel país. La compra de un club de la A-League, tal y como sucedió con los New York City FC de la MLS, supone una manera directa para que la marca Manchester City crezca en un mercado en expansión, la A-League, una competición que al igual que la MLS, se encuentra en un más que interesante proceso de crecimiento.

El Melbourne Heat está actualmente en la última posición de la liga, algo más o menos esperado para un club relativamente joven (se creó en el año 2008). Sin embargo, la llegada del propietario del City, el jeque Mansour, y todos sus contactos y socios en los Emiratos Árabes Unidos, supondrá una importante inyección financiera que le permitirá además alcanzar una no menos interesante proyección a nivel mundial.