Las millonarias pérdidas si México no va a Brasil 2014

0

600 millones de dólares en pérdidas. Esa es la cifra que la no clasificación de México para el Mundial de Brasil 2014, algo que cada vez tiene más tintes de convertirse en realidad, provocaría en la economía mexicana en particular pero que tiene extensiones hacia la economía de todo el continente americano.

La destitución del seleccionador mexicano tras la última derrota de la selección azteca ante Honduras, derrota que ha dejado al Tri al borde de su eliminación para la Copa del Mundo FIFA de Brasil 2014, tiene más que preocupados a todos los estamentos económicos en el país centroamericano. Así, si hace un par de meses traíamos en portada la preocupación de las marcas comerciales por la mala participación de México en las rondas clasificatorias para el Mundial de Brasil, ahora son varios estamentos los que dan la voz de alarma ante la precaria situación deportiva del Tri.

A nivel de patrocinadores, y económicamente hablando, México es una selección que podemos considerar bastante afortunada en lo que se refiere a este sector. En más de una ocasión ha sido noticia en MD la firma de este o aquel nuevo acuerdo con un nuevo patrocinador que ha pasado a engrosar la lista de sponsors oficiales del Tri. Compañías como Telefónica, Coca Cola, Banamex o Visa, forman una representación importante del portfolio de patrocinadores y sponsors de una selección que está entablada entre las cinco primeras de todo el mundo que más ingresos obtienen procedentes de acuerdos comerciales derivados del patrocinio.

Sin embargo, negros nubarrones se ciernen ahora sobre ellos y sobre la economía mexicana en general con el difícil devenir de México en esta ronda clasificatoria. Así, la no disputa del Mundial por parte de México provocaría, además de una importante devaluación de la marca “México”, unas pérdidas estimadas en más de 600 millones de dólares.

Por poner un ejemplo, las dos grandes televisiones aztecas, Televisa y Azteca TV, perderían del orden de 66 millones de televidentes, tomando como referencia los datos de audiencia obtenidos por ambas compañías en el Mundial 2010 de Sudáfrica en los encuentros televisados de México, lo que provocaría a su vez la caída en picado de los ingresos procedentes de la publicidad por parte de dichas compañías. Por poner un ejemplo, un encuentro en la cumbre entre Brasil e Italia tiene hasta casi cinco puntos porcentuales menos de audiencia en ambas compañías respecto a los encuentros disputados por el Tri.

Pero es más. La economía brasileña incluso también se verá seriamente afectada. Brasil estima recibir algo más de 600.000 turistas para presenciar el Mundial de Fútbol que organizará, de los cuales, algo más de 50.000 procederían del país mexicano, esto es, casi uno de cada diez turistas procederían de México. Teniendo en cuenta que los ingresos por este concepto que Brasil estima va a obtener rondarían los 3.000 millones de dólares, la ausencia de México de la fase final podría suponer, haciendo una proporción, una merma de casi 250 millones de dólares en las cifras barajadas por las autoridades brasileñas.

Así pues, probablemente la ausencia de México del Mundial de Brasil 2014 sea la que menos desean todos. Y cuando decimos todos, no hablamos exclusivamente de los aficionados mexicanos. Hablamos de organizadores y patrocinadores. El destino de millones de dólares está en manos de una selección que no sólo se está jugando su participación en el Mundial: se juega, además, el mantener la salubridad de su imagen y garantizar la viabilidad de su proyecto en el futuro. Como decimos, su ausencia, además de deportiva, provocará una devaluación enorme de su marca que provocará una caída proporcional, cuando menos, en lo referente a sus ingresos por patrocinio.