La NHL sigue suspendiendo encuentros por el lockout. El último, el All Star

0

El lockout que está viviendo la NHL va camino de tener consecuencias dramáticas para la propia liga.

Tras las débiles esperanzas que aficionados, patrocinadores y franquicias albergaban de encontrar una posible solución al problema tras la anunciada reunión que las partes implicadas iban a mantener, todo parece haber dado un nuevo paso atrás en el intento de hallar una posible solución al conflicto, sobre todo tras el anuncio de la NHL que suspender el All Star Weekend 2013.

La decisión de la NHL, cuyas pérdidas por el lockout que está viviendo se estiman en alrededor de unos 20 millones de dólares por día de competición de cierre, de suspender durante otros quince días todos los partidos que deberían disputarse hasta el próximo 14 de diciembre, ha supuesto un auténtico jarro de agua fría para las expectativas e ilusiones sobre todo de los aficionados a este deporte, que ven como la prolongación en el tiempo de este lockout amenaza con arruinar toda la temporada dentro de la Liga.

Sin embargo, el mayor ataque que han visto los aficionados no ha sido otro que el anuncio de la suspensión de otro clásico dentro de la Liga. Así, al anuncio de la supensión de uno de los partidos más mediáticos de la NHL, el Classic Winter, ahora se une la decisión de la liga de suspender el próximo All Star Weekend de 2013, a celebrar en el Nationwide Arena de Columbus, Ohio los próximos 26 y 27 de enero.

Esta decisión agrava aún más la situación económica de franquicias, patrocinadores y marcas comerciales que veían en este evento así como en el Classic Winter, las tablas de salvación a una malograda temporada económica debido al lockout. Ahora, las péridas, según varios expertos de diferentes sectores implicados en la NHL, serán muy difíciles de compensar aún cuando se restablezca la competición en un corto plazo.