La NFL agudiza su crisis con Nike permitiendo la vuelta de adidas

0
  • Los problemas y malentendidos entre Nike y la NFL, que se suceden en los últimos meses, culminaron hace tan sólo unos días en una declaración (amenaza) del CEO de Nike haceia la organización
  • Bajo la misma subyace el acuerdo alcanzado entre la NFL y adidas, revelado por los alemanes la semana pasada, que permitirán a los embajadores de la marca de las tres tiras lucir guantes y botas de la marca en la NFL, algo hasta ahora reservado para Nike y vetado para el resto de marcas exceto para Under Armour

Bajan las aguas revueltas en la relación nacida hace apenas dos años entre Nike y la NFL, una relación que ya comenzó con acusaciones por parte de la marca norteamericana hacia la organización con la que acababa de firmar un acuerdo de exclusividad por su presunta protección hacia la firma saliente y que en los últimos días se han agraviado con la sucesión de una serie de acontecimientos que auguran una quizás no tan prolongada como se preveía vinculación de cara al futuro.

Una relación “torcida” desde sus inicios

En el año 2012 la multinacional norteamericana Nike asestaba un duro golpe a los intentos de su gran rival adidas de utilizar uno de los deportes norteamericanos por excelencia, el football, como vía de entrada para disputarle su supremacía en el mercado estadounidense. Y lo hacía arrebatándole un contrato en exclusividad que tenía la filial de la firma germana, Reebok, con la NFL y por la que llevaba vistiendo a las 32 franquicias de la competición desde hacía años.

Sin embargo, una serie de hechos en la presentación de dos cracks del momento como Peyton Manning y Tim Tebow tras la firma con Nike que fueron interpretados en Oregon como gestos de agradecimiento de la organización hacia la firma saliente, Reebok, hicieron aparecer las primeras tiranteces en una relación que apenas acababa de comenzar y que fundamentaba su solidez en teoría en un respeto mútuo entre las partes.

Más desplantes, esta vez con Robert Griffin III

A partir de aquí parecía que la relación entre ambas entidades iba a discurrir por unos caladeros mucho más calmados que los que en esos primeros días de vinculación parecían estar hasta que llegó el debut de uno de los llamados a ser grandes figuras dentro de la NFL: el novato Robert Griffin III, quaterback de los Redskins y embajador recién firmado por adidas.

Como muestra de su fidelidad a la marca, Griffin III, haciendo oídos sordos a las amenazas y sanciones que le llegaban desde la propia NFL, comienza a hacer una serie de desplantes hacia el patrocinador oficial, Nike, y en favor de su marca personal, adidas. Y aunque desde la NFL se esfuerzan porque estos hechos no se repitan, la asiduidad con la que Griffin III los pone en práctica llevan a pensar a Nike en una más que visible permisibilidad por parte de la NFL hacia el embajador de su marca rival adidas.

Escándalos y la vuelta de adidas

La situación sin embargo se ha agravado en las últimas semanas. Los escándalos sobre violencia doméstica que han asolado la NFL y que han traído como resultado que Nike tuviera que romper con dos importante embajadores, ha provocado que la firma, a través de su CEO, manifieste su disconformidad por la manera en que la NFL ha encarado la problemática.

Y por si fuera poco, esta semana hemos conocido una alianza que a buen seguro no habrá hecho ninguna gracia a Nike: durante el encuentro que enfrentaba a los Carolina Panthers contra New Orleans Saints, el tight end de los Saints, Jimmy Graham, se deslizaba sobre el cesped del estadio calzando unas botas de la marca adidas donde claramente se identificaban las famosas tres tiras de la compañía germana. Tan sólo unas horas después, la propia compañía confirmaba haber alcanzado una alianza con la NFL para que aquellos jugadores que fueran embajadores de la compañía, como Graham o el propio Griffin III, pudieran lucir botas y guantes de la marca alemana, algo hasta ahora reservado en exclusividad para Nike y vetado para el resto de marcas salvo para Under Armour.

Este acercamiento a adidas ha supuesto, consecuentemente, un alejamiento entre Nike y la NFL y los rumores que hablan acerca de una posible vuelta de adidas como principal patrocinador a la NFL no han hecho más que comenzar. El acuerdo de Nike y la NFL, que finaliza en 2017, tiene un montante final de 1.100 millones de dólares, pero visto lo visto, muy pocos dudan que adidas está dando los primeros pasos para volver a la NFL por la puerta grande.