La NBA se ríe de las zapatillas de Lonzo Ball

0
Lonzo Ball
El padre del jugador ha puesto unas zapatillas en el mercado de casi 500 dólares
  • Mike Brown, el entrenador interino de los Warriors, ha sido el último en dudar de las nuevas zapatillas de Lonzo Ball en la NBA

Ocurrió hace tan sólo unos días. Mike Brown, entrenador interino de los Golden State Warriors, no pudo contener una sonora carcajada cuando se le preguntó, en rueda de prensa oficial, si él pagaría casi 500 dólares por las nuevas zapatillas de Lonzo Ball, un jugador que ni siquiera ha sido aún drafteado.

Una marca propia

La historia de las zapatillas de Lonzo Ball, un prometedor jugador de baloncesto universitario llamado a ser protagonista del próximo Draft de la NBA e hijo de un polémico jugador de footballLavar Ball, que ha visto en el potencial deportivo de su hijo una vía para hacer dinero, va camino de ser una de las historias de este final de temporada en la NBA.

Consciente del interés que su hijo había despertado en las grandes firmas de ropa deportiva por incorporarlo a su equipo de embajadores, el progenitor de los Ball exigió a Nike un contrato de 1.000 millones de dólares por sus tres hijos, Lonzo y sus dos hermanos menores, aún en el Instituto.

Más caras que las de LeBron

En Nike consideraron que Lavar Ball estaba tomándoles el pelo y le acusaron de ser “lo peor que le había pasado al baloncesto NBA en los últimos años. Las partes se distanciaron entre acusaciones y descalificativos por ambos lados, lo que dejó un cierto aroma a polémica de la que también quisieron huir tanto Under Armour como adidas, las otras dos marcas que dominan el universo NBA.

Ante esta situación, el padre anunció la puesta en el mercado de unas zapatillas con su marca propia,  Big Baller Brand, propiedad del padre de Lonzo Ball, y que llevarían el nombre de ZO2 Prime. Hace tan sólo unos días esa “amenaza” se convertía en realidad. Lavar Ball, a través de su propia marca, ponía en el mercado las primeras zapatillas de su hijo, recordemos, ni siquiera drafteado aún, a un precio de 495 dólares (466 euros), que se disparan hasta los 995 dólares si se quieren con la firma del jugador, un precio que multiplica por dos el precio de las LeBron XIV (210 dólares) o por tres las de las Curry 3Zero (119 dólares).