La NBA se debate entre Las Vegas o suspender la temporada

0
NBA
  • El coronavirus y la delicada situación por la que atraviesan los Estados Unidos ha llevado a la mejor liga del baloncesto del mundo a una encrucijada
  • Unos miniplayoffs en Las Vegas o suspender la temporada, las únicas alternativas

La crisis de emergencia sanitaria que atraviesan los Estados Unidos como consecuencia de la grave pandemia que asola al gigante continental debido al Covid-19 ha dejado en estado de shock a las grandes ligas norteamericanas, que se resisten a dar por perdida la temporada y buscan alternativas para intentar llevar a buen término una campaña que, para todos los expertos, va a tener un impacto económico negativo brutal en las mismas.

Salvar la temporada

En el caso de la NBA son claros: el objetivo último es dar por finalizada la competición y contra este escenario, al que se acercan como el resto de grandes ligas irremediablemente, trabajan. Una de las alternativas en este sentido (prácticamente la única a la que han dotado de cierta viabilidad) es la posibilidad de continuar con la temporada regular y concluir la liga con la única condición de que todos los encuentros (de temporada regular, de playoffs y finales) se jueguen a puerta cerrada, esto es, sin público.

Esta posibilidad tiene, sin embargo, varios condicionantes que la organización considera innegociables. El primero pasa por una reducción del sueldo de los jugadores del 50% a partir ya del próximo 15 de abril, una propuesta contra la que ya se han pronunciado el sindicato de jugadores de la liga, la NBPA, posicionándose en una postura ahora mismo innegociable: admitirían una reducción de su sueldo pero sólo del 25% y siempre a partir del 15 de mayo.

La segunda arista de este plan para acabar la temporada consistiría en una reducción de los partidos de temporada regular que restan (se llevan disputados 64 de los 82 partidos programados) para luego realizar unos miniplayoffs con tan solo 16 equipos (8 por cada conferencia) a disputar en una única ciudad, Las Vegas, también a puerta cerrada, y donde todas las series pasarían de ser al mejor de 5 partidos (pasaría el que gana 3 encuentros) y no al mejor de 7 como es en la actualidad.

Pérdidas multimillonarias

Pero el plan perfecto en esta situación no existe y aún así, tomando estas medidas para no dar por concluida la temporada en la NBA, la organización incurriría en pérdidas multimillonarias. Para comenzar, la disputa de lo que resta de temporada a puerta cerrada generará unas pérdidas superiores a los 500 millones de dólares. Una cifra importantísima pero a la que estaría dispuesta acogerse la NBA puesto que la alternativa es aún peor.

En caso de no llegar a un acuerdo y dar por concluida la temporada en el momento actual, la organización da por seguro la pérdida de esos mismos 500 millones de dólares a los que habría que sumar más de 1.000 millones procedentes de la merma en los ingresos por publicidad, derechos televisivos aparte. Para los jugadores, tampoco sería la mejor opción al perder, en caso de dar por finiquitada la temporada, pérdidas también superiores a esos 1.000 millones de dólares.

En cualquier caso, la decisión es complicada. En el supuesto de continuar con la competición, la NBA no volvería a las canchas hasta bien entrado el mes de Junio para concluir la temporada de esa manera, a puerta cerrada. Con este escenario, la nueva temporada no comenzaría hasta las Navidades de este año, retrasando así casi tres meses su inicio respecto a una temporada normal.