La NBA plantea eliminar sus Divisiones

0

Una de las organizaciones que más mira el negocio y el cuidado del mismo dentro de las entidades deportivas a escala mundial no es otra que la NBA. Probablemente haya pocas instituciones en el mundo tan conscientes de la estrecha vinculación existente entre negocio y deporte hasta el punto de ser una de las más innovadoras a la hora de adoptar medidas que vayan en beneficio del negocio de la institución y de la competición en general.

Hace ahora un año llamaba poderosamente la atención una de las noticias que recogíamos en Marketing Deportivo MD y que relacionaba a la NBA con este aspecto precisamente, la protección de su negocio hasta límites que ni siquiera se plantean en otros deportes y/o competiciones. Así, la misma hablaba de la sanción que había impuesto la NBA a los San Antonio Spurs por, atención, la no alineación de cuatro de sus grandes estrellas en un encuentro oficial de temporada regular de la competición sin motivo aparente. Así, la no alineación por parte del entrenador de los Spurs, Gregg Popovich en el encuentro que disputó el equipo ante finales del año pasado ante los Heat en Miami, de jugadores como Tim Duncan, Manu Ginóbili, Tony Parker o Danny Green, propició que la NBA impusiera una multa a la franquicia de 250.000 dólares, multa que respondía a la observación meticulosa de una norma aprobada por la propia NBA y que data del año 2010 y en la cual, en aras de proteger la imagen de la propia NBA, el negocio de la misma y garantizar el espectáculo de cara a los aficionados, se prohibe dejar sin jugar a cualquier jugador apto para ello sin existir un motivo aparente y sin haber sido notificado el asunto a la propia NBA, a su rival y a la prensa, hechos éstos que Popovich incumplió.

No es el único caso. No es difícil encontrar sanciones multimillonarias a jugadores y franquicias por actos o comportamientos inapropiados dentro y fuera de las canchas en lid de proteger el producto NBA, como las multas a jugadores por peleas en las canchas que van en detrimento de la comercialización del producto como un producto familiar.

Teniendo en cuenta todos estos antecedentes, el siguiente paso en este sentido, la protección del negocio NBA, sus intereses y el propio espectáculo en sí y su repercusión para los aficionados, es el que ha dado la propia NBA al afirmar, en boca de Adam Silver, comisionado adjunto de la NBA y que asumirá las funciones de David Stern tras la retirada de éste, el próximo mes de febrero, es la creación de una comisión que se encargará de estudiar la conveniencia o no de mantener o eliminar las Divisiones en las que actualmente se, precisamente, se divide la NBA y su formato de juego.

Así, Silver ha manifestado que es hora de revisar los motivos que fundamentaron en su día la creación de las Divisiones en el universo NBA, que nacieron por motivos de movilidad geográfica, unificabilidad de horarios, evitar largos viajes y mejorar la competición, unos motivos que, si bien fueron más que razonables en su día, se han convertido, con el paso del tiempo, en serios impedimentos para la potenciación del propio espectáculo. Uno de los motivos para la aparición de este estudio es que las franquicias que acaban en primera posición al final de la temporada regular en cada división tienen el privilegio de ser ucolocados entre los 4 primeros de cada conferencia, los que le da vengaja de campo en los playoffs. Esta ventaja de campo muchas veces es un privilegio que no le corresponde por su balance victorias-derrotas, con lo que la igualdad se rompe totalmente en la competición.

La NBA es un negocio de más de 300 millones de seguidores en las redes sociales en todo el mundo, lo que supone casi tantos como habitantes tiene los Estados Unidos. Además, el hecho de haber conseguido que una gran parte de ellos esté fuera de territorio norteamericano habla bien a las claras de la enorme gestión realizada por Stern al frente de la misma. Pero la cosa no se queda ahí. Los partidos de la NBA se ven en 215 países a cambio de sustanciales y lucrativos contratos para la NBA, que le reportan pingües beneficios a las arcas de la liga. Además, 114 partidos se han jugado en 32 ciudades fuera de territorio norteamericano pertenecientes a 17 países desde el año 1988, lo que da una idea de la importancia de la implantación de la marca NBA a nivel internacional. La apertura de oficinas de la NBA en diferentes países es algo que va propagándose a un ritmo vertiginoso (una de las últimas, en Brasil, donde próximamente habrá dos grandes eventos deportivos, el Mundial FIFA de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016). Todo esto hace que los ingresos de la NBA se hayan multiplicado exponencialmente y que se justifiquen, como es el caso, el gran rigor que tiene la propia NBA a la hora de proteger el negocio.