La NBA obliga a cambiar de peinado a Iman Shumpert, de los New York Knicks

0

Todo aquel que piense que en la NBA las reglas se dictan para realizar un compendio de normas donde la más de las veces las mismas quedan en una simple declaración de buenas intenciones a las que, a la hora de poner en práctica, se pueden eludir de manera más o menos indirecta, tal y como ocurre en otros deportes, se equivoca. Y si no, que se lo preguntan al escolta de los New York Knicks, Iman Shumpert.

Iman Shumpert, jugador de los Knicks de Nueva York, que fuera elegido en el mejor quinteto de los rookies de la NBA en el año 2012, es uno de los embajadores que la marca alemana adidas, que recordemos es patrocinadora oficial de la NBA y que se encarga de suministrar los uniformes a las franquicias de la liga norteamericana, tiene dentro de la NBA y que destaca casi más por sus peculiares cortes de pelo que por su juego.

Sin embargo, en el encuentro que disputó su equipo ante los Milwaukee Bucks, el jugador centro en él, o más bien en su peinado, todos los focos de la atención mediática con su nuevo corte de pelo: un peinado en su estilo hi-top fade, con una peculiaridad: el jugador se dibujó con el corte de pelo el logotipo de la marca que le paga, que recordemos nuevamente, es la alemana adidas.

Pero esta acción, que bien podría haber pasado a los anales de la NBA como una mera anécdota más de tantas que se suceden a lo largo de cualquier temporada dentro de la liga norteamericana, sin embargo va a pasar a la misma por la enorme polémica que se ha generado con el peculiar corte de pelo y la no menos peculiar decisión del órgano directivo de la NBA de obligar al jugador, bajo amenaza de fuerte sanción, a eliminar de su cabello el logotipo de adidas.

Así, el propio jugador fue el encargado de anunciar en su cuenta oficial de Instagram el motivo por el que había eliminado de su peinado el logotipo de la marca, con una leyenda a pie de página de la fotografía que el propio jugador se encargó de escribir con un ‘Prohibido’.  La noticia corrió como la pólvora a través de las redes sociales y, de la noche a la mañana, la polémica decisión de la liga proporcionó al jugador y a la marca alemana una repercusión mediática que muy probablemente ninguno de los dos hubiera conseguido de no haber mediado por medio la prohibición de la liga.

Al respecto, la propia NBA se ha encargado de sacar un comunicado oficial justificando su decisión alegando que no ha hecho más que aplicar el reglamento, un reglamento que dice que el único artículo en el que los jugadores podrán lucir la marca que les vista es, exclusivamente, sus zapatillas.

La cuestión llama aún más la atención y da una muestra de lo rígida que es la liga respecto a sus normas si tenemos en cuenta que adidas es, como decíamos al principio, uno de los principales sponsors de la NBA, encargada de suministrar el material con el que disputarán sus encuentros las diferentes franquicias de la liga. Aun así, la NBA no ha tenido reparos en aplicar una decisión que, si bien en un primer momento podría haber creado una cierta tensión entre la marca y la propia liga, el efecto producido ha sido más bien al contrario, dada la repercusión que ha tenido la noticia.

Mientras tanto el jugador bien podría pensar si se deja el triángulo como recuerdo o lo rediseña y lo alquila como espacio publicitario. Todo es cuestión de verlo.