La ÑBA no gana con Nike de sponsor

0
Pau Gasol, tras la eliminación del Mundial de Baloncesto 2014
  • Desde que Nike viste a la ÑBA, las participaciones españolas en los grandes campeonatos se cuentan con decepciones
  • Los resultados no son precisamente los esperados para la mayor explotación comercial de la marca de dicha relación
  • Nike se incorporó a la ÑBA como sponsor técnico en el año 2013 y tiene una relación que finalizará al término de los Juegos de Río 2016

No se puede decir que haya comenzado realmente bien la andadura de la multinacional norteamericana Nike con la Selección Española de Baloncesto, la conocida como la ÑBA, una generación de oro del baloncesto español que ha cosechado éxitos tras éxitos hasta llegar casi a la recta final del ocaso deportivo de muchas de sus estrellas.

La derrota el pasado miércoles ante una Francia que llegaba al Mundial mermada por la ausencia de grandes estrellas como Joachim Noah o Tony Parker, en un Mundial que se celebraba en España precisamente y cuando todas las papeletas le daban como favorito no ya para el triunfo ante Francia sino para disputar el torneo a la todopoderosa selección USA, vino a poner quizás un triste colofón a una generación que se ha ganado con su juego y sus títulos el respeto de los aficionados españoles.

Pero a nivel de marketing deportivo, también podemos extraer algunas conclusiones, que hasta ahora no pasan del cariz de anecdóticas pero que corren el riesgo de convertirse en preocupantes coincidencias. Sobre todo para la protagonista.

La ÑBA no gana con Nike de sponsor

Y una de estas extrañas coincidencias remite al papel que en el equipo juega la figura del sponsor técnico. Con un acuerdo firmado en Enero de 2013, la Federación Española de Baloncesto puso fin a una relación de cuatro años con la compañía china Li-Ning para comenzar a vestir, a partir de ese momento, con la multinacional norteamericana Nike. Y desde entonces, no se puede decir que le hayan ido del todo bien las cosas a España.

Como si de una maldición china se tratara, lo cierto es que desde que Nike es sponsor técnico de la ÑBA, España ha participado en dos torneos de prestigio, el Eurobasket de 2013, celebrado en Eslovenia, y el presente Campeonato del Mundo, que acoge en estos días España. Y en ambos, no se puede hablar precisamente de éxito.

Derrotas ante Francia… y ante adidas

Al Eurobasket de Eslovenia España acudía sin algunas de sus estrellas principales pero aún así con la vitola de ser una de las grandes favoritas para hacerse con la victoria final. No en vano venía de unos Juegos Olímpicos, los del año 2012 celebrados en Londres, donde había sido capaz incluso de tratar de tú a tú a la todopoderosa selección estadounidense, que tuvo que sudar lo suyo para derrotar a España en la Final de aquellos Juegos.

Sin embargo, el Eurobasket fue otra historia completamente distinta. España acabó en una decepcionante tercera posición que trató de endulzarse con la excusa de las ausencias de grandes jugadores que no acudieron a la cita por diversos motivos. La causante de apearla de una nueva final: Francia.

Con el consuelo de al menos haber quedado en tercera posición, se acudió a la cita mundialista española con la ambición de plantarle cara, una vez más, a la potente selección estadounidense, mucho más descafeinada en cuanto potencial que a la que plantó cara España en los Juegos de Londres. Pero nuevamente un cruce con Francia (que casualmente vestía adidas) apeó a España de sus sueños mundialistas en su propio país y antes de llegar incluso a semifinales, lo que ha dado lugar a que todos los medios califiquen la eliminación como gran fracaso y el fin deportivo de una generación extraordinaria.

Futuro poco halagüeño

Dos torneos disputados desde que Nike es sponsor técnico de España y dos participaciones calificadas, la primera (la del Eurobasket) como mínimo de decepcionante y la segunda, la del Mundial, de gran fracaso. Y el futuro no se presenta precisamente en mejores condiciones para Nike. Más bien, los nubarrones se ciernen en el horizonte durante los años que quedan de relación. Por haber llegado a la FEB justo al final de una grandísima generación y por cuestiones…del azar.

España firmó con Nike hasta el año 2016, es decir, una vez concluído los Juegos Olímpicos. En este periodo, 2015 y 2016, quedan precisamente dos grandes eventos: los Juegos Olímpicos de ese 2016 pero antes, el año que viene, el Eurobasket de 2015 a celebrar en diversos países pero que en su fase final acogerá Francia. Y no es nada halagüeño para Nike (y España) porque el torneo del año próximo dará las dos únicas plazas que clasifican para los Juegos de Río. Es decir, que España, para clasificarse, deberá llegar como mínimo a la gran Final del torneo. Todo lo demás sería no estar presentes en la cita olímpica de Río. O lo que es lo mismo, otro fracaso más.

4 años de relación, dos decepciones y una cita clave que puede abrir o cerrar las puertas de otra gran cita: la de los Juegos. El Eurobasket 2015 no sólo dará la llave (o no) a España para los Juegos de Río. También serán claves para que Nike pueda obtener una tasa de retorno a la inversión realizada en la FEB más acorde a la obtenida hasta la fecha como consecuencia de esas decepciones.