La NBA multa a Stephen Jackson por su amenaza ‘twittera’ a Serge Ibaka

0

Viernes, 07 de Diciembre. Los Oklahoma City Thunder, finalista la temporada pasada de la NBA y uno de los mejores equipos de toda la liga, visitan Los Ángeles para enfrentarse a unos alicaídos Lakers. Y, tal y como se preveía, los Ibaka, Westbrook, Durant y compañía dieron buena cuenta de unos Lakers que parecen ir a la deriva.

Sin embargo, con todo, la noticia del partido no fue esa. Es más, no se produjo durante el partido sino después del partido, acaparando portadas en los medios digitales norteamericanos, lo que da una muestra de la repercusión que tuvo el tema. Os pongo en antecedentes. Durante la disputa del encuentro, en uno de los muchos lances del mismo, Serge Ibaka, el pivot de los Oklahoma City Thunder, se ‘engancha’ en una trifulca a la hora de disputar un rebote con el jugador de los Lakers, Metta World Peace. Hasta aquí todo normal. Uno de los muchos roces que se producen a lo largo de cualquier encuentro en una liga como la NBA, y podríamos decir que en cualquier liga. Pero, como decimos, hasta aquí.

Y es hasta aquí porque, una vez dado por resuelto el incidente, que no pasó a más, y finalizado el encuentro, entra en escena del jugador de los San Antonio Spurs, Stephen Jackson, que coincidió con Metta World Peace en los Indiana Pacers y que se hicieron famosos por la pelea que portagonizaron en el año 2004 en el encuentro que disputaron los Pacers ante los Pistons y que acabó incluso con Jackson agrediendo a un aficionado. Y con tales antecedentes, era de esperar que se produjera algo así.

De tal modo, que el jugador de los Spurs salió rápidamente en defensa de su antiguo compañero de equipo a través de la red social Twitter, en la que lanzó la siguiente “amenaza” a Ibaka por el incidente que tuvo durante el encuentro con Metta World Peace: “Que algiuen se lo diga a Serge Ibaka. No sabe de qué va la vida. La próxima vez que me diga algo le daré en la boca. Es una promesa. Se está pasando“.

El tweet corrió como la pólvora por las redes sociales y aunque el jugador de los Spurs, visto los efectos del mismo, corrió rápido a eliminarlo de su cuenta, ya era demasiado tarde. Los Spurs rápidamente salieron al paso de estas manifestaciones conscientes del pasado del jugador y queriendo alejarse de los conflictos que el jugador puede traer consigo. Así, el equipo de San Antonio emitió rápido un comunicado en el que informaban que tomarían medidas sobre las ‘amenazas’ del jugador contra el pivot de los Oklahoma. Ante el cariz que estaban tomando los acontecimientos, Jackson emitió un tweet de disculpas: “Pido perdón a Serge Ibaka, la NBA y a todos los aficionados por los
comentarios que hice. No soy un matón, sólo digo lo que pienso”. Pero ya era tarde. Demasiado tarde.

La NBA, cogida quizás por sorpresa ante la evolución de los hechos y ante la enorme bola de nieve que se estaba formando al respecto, quiso cortar por lo sano y decidió tomar cartas en el asunto, con la idea de evitar, en la medida de lo posible, otro bochornoso caso como el que ocho años antes protagonizó el jugador en los Pacers ante su pelea con los Pistons. Así, la NBA, indignada por las repetidas salidas de tono del jugador, no ha dudado en imponerle una sanción con el fin de ‘apaciguar’ los ánimos del mismo que alcanza la cifra de los 25.000 dólares.

Al parecer, todo es demasiado poco para hacer recapacitar al jugador sobre sus andanadas dentro y fuera del terreno de juego. Y eso que no es nuevo en este tipo de sanciones en la NBA. Ni él ni Metta World Peace. Ambos fueron duramente sancionados en el año 2004 por la NBA: Metta World Peace fue sancionado con 86 encuentros fuera de los terrenos de juego, mientras que a Jackson le impusieron 30 encuentros sin jugar además de una multa que alcanzó los 3 millones de dólares.