La ‘mala suerte’ se ceba de nuevo con la imagen de Nike

0

No parece tener suerte en los últimos tiempos la firma norteamericana Nike en lo que se refiere a la salvaguarda de la imagen de su marca. Y es que a los últimos reveses que ilustres embajadores de la firma le han asestado a la misma con escándalos que han sobrepasado fronteras (el último sin ir más lejos el del otrora ídolo de Nike, Lance Armstrong), se ha unido ahora una desgraciada serie de acontecimientos que tienen como eje argumental los tristemente célebres atentados de Boston y en los que la compañía de Oregon se ha visto involucrada sin desearlo.

Todo se remonta a hace ya algunos años. La firma norteamericana Nike pone en el mercado unas camisetas con el lema “Boston Massacre” que tienen un doble significado. El primero, el histórico: “Boston Massacre” fue el lema utilizado originalmente para describir el ataque del ejército británico en el año 1770 a civiles norteamericanos en la ciudad de Boston, que arrojó como resultado cinco civiles muertos y seis heridos.

Desde aquella época, el slogan no volvió a utilizarse hasta finales de la década de los 70 del siglo pasado, casi doscientos años después. En este caso, en el plano deportivo. Corría el año 1978 y se disputaban las Series Finales de la MLB. Los Yankees remontaron una serie de 14 partidos para igualar a los Red Sox para, posteriormente en un encuentro contra Boston, los Yankees superaran a los Red Sox y jugaran con los Dodgers para posteriormente ganar la Serie Mundial.

Desde este momento, los aficionados de los Yankees comenzaron a utilizar el slogan “Boston Massacre”,  slogan que se apropia Nike para lanzar hace ya algunos años unas camisetas conmemorativas del evento, donde las letras blancas están ‘decoradas’ con trazos rojos simulando la ‘sangre’ de los Red Sox, y que tuvieron su ‘aquel’ en pleno apogeo de la rivalidad entre Boston y New York en los aficionados yankees. Los playoffs que disputaron en el año 2006 ambos contendientes las volvieron a poner de moda.

Sin embargo, los tristemente célebres atentados de Boston han vuelto a poner en primera línea de portada estas camisetas, en este caso, en un tono meramente despectivo que ha comenzado a hacer merma en la imagen de la firma norteamericana. Así, visto el revuelo que se ha generado entre la población norteamericana al conocer la existencia de las camisetas, revuelo entendible por otro lado sino se conoce la historia de las mismas, los directivos de Nike han estado rápidos en esta ocasión y han lanzado un comunicado oficial afirmando que las mismas serían retiradas del mercado a la mayor brevedad posible, camisetas que por otro lado ya sólo podían encontrarse en las tiendas outlets de Nike.

A pesar de este dato, de que las mismas sólo pudieran hallarse en las tiendas outlets de Nike, la reacción de la firma, como decimos, no se ha hecho esperar y ha decidido poner punto y final a una situación más que embarazosa, no propiciada por la propia Nike, pero que amenazaba con afectar y mucho a la imagen de la marca no sólo en el contexto de los Estados Unidos, sino a nivel internacional.

La realidad vuelve a superar nuevamente a la ficción y los atentados de Boston han vuelto a poner de manifiesto como el marketing puede convertirse en un arma de doble filo para las propias compañías. Y si no que se lo pregunten a Nike, que apenas unas semanas ha comprobado como sus campañas de marketing han sido superadas cruelmente por la realidad.

Hace tan sólo unas semanas hablábamos de la desafortunada campaña, a tenor de los acontecimientos posteriores ocurridos, que Nike lanzó en su día con el atleta paralímpico sudafricano Oscar Pistorius, “Yo soy la bala en la recámara”, lema que salió a la luz con toda su dureza después de conocer que el sudafricano había disparado a su novia hasta matarla. Ahora, la misma firma vuelve a vivir en sus propias carnes el ‘efecto boomerang’ de sus campañas de marketing. Los terribles atentados de Boston han devuelto a la realidad, con toda su crudeza, una campaña que en su día fue un éxito y que ahora golpea el logotipo de Nike con toda su fuerza.

La decisión de Nike, sin embargo, está sirviendo de trampolín para muchos ‘interesados’ que tratan de sacar rédito a esta coyuntura. El hecho de que haya salido todo esto a la luz ha supuesto una publicidad extra para las camisetas que ya no se pueden encontrar en nigún sitio….¿Seguro? En ebay ya hay muchos aprovechados que venden las camisetas de Nike con el “Boston Massacre” en el pecho a cambio de casi 150 dólares.