La llegada de Nike a la AS Roma facilita el retorno de Francesco Totti a la firma norteamericana

0
60

No hay mal que cien años dure. Ni cuerpo que lo resista. Eso es al menos lo que estarán pensando en los círculos especializados del sector con el giro que la llegada de la firma norteamericana Nike a la AS Roma ha provocado en su gran capitán, Francesco Totti.

La historia se puede tildar como la de un desencuentro que parece, volverá a tener un final feliz. Para conocer los detalles de la misma, debemos remontarnos al año 2004, concretamente al inicio de la Eurocopa celebrada en Portugal y que terminó con la sorprendente victoria de Grecia en la gran final ante el país anfitrión. Sin embargo, nuestra historia no comienza en ese partido sino en el encuentro que suponía el debut de la selección italiana de fútbol en dicha fase final ante Dinamarca.

El encuentro, que acabó con un empate a cero gracias a la excelente actuación de los porteros de ambas selecciones, tuvo entre bambalinas otro protagonista en una acción que pasó desapercibida para los enviados especiales de los medios deportivos pero no para los amantes del marketing en los deportes. El italiano Francesco Totti, una de las grandes figuras de aquella selección, se despachaba a gusto contra la firma que le proporcionaba las botas con las que jugaba, precisamente la norteamericana Nike. Así, preguntado por su pobre encuentro, el italiano desvió toda la culpabilidad de su bajo rendimiento a las botas que le había facilitado Nike para disputar la Eurocopa, unas botas que, en palabras del propio Totti, “me hicieron sentir como si tuviera los pies en arena caliente. Nunca antes me había ocurrido algo así. Tengo dos grandes ampollas en los pies”, sentenció. “Yo quería usar las botas viejas, pero el patrocinador me obliga a
ponerme unas nuevas. Tengo un contrato. No se puede hacer nada”, confesó un Totti que criticó duramente las nuevas Air Zoom T90 de Nike.

Aquella frase sentó a cuerno quemado entre los dirigentes norteamericanos que no llegaron a entender muy bien la reacción del jugador, sobre todo cuando hacía tan sólo unos meses Nike había firmado un suculento contrato con el jugador que vería embolsarse la nada despreciable cantidad de 500.000 euros por cada años del mismo mientras durara la relación. Sea como fuere, aquellas declaraciones de Totti fueron el detonante para que la relación entre las partes fuera enquistándose hasta el punto de que, finalmente, el flamante nuevo contrato no se prorrogara a la finalización del mismo.

A partir de ese momento, el jugador romano no quiso saber nada de las botas de Nike y desde entonces ha estado disputando sus encuentros con modelos de las firmas Kappa y Diadora sin marcas visibles. Incluso volvió a utilizar el modelo que usaba cuando estaba con Nike con los logotipos borrados. Hasta ahora. Y decimos hasta ahora porque la llegada de la firma norteamericana como nuevo sponsor técnico de la AS Roma, su club, parecen haber devuelto las aguas a su cauce en esta turbia relación, sobre todo si tenemos en cuenta las imágenes de pretemporada que hemos podido ver del club y del jugador en cuestión.

Y es que durante los entrenamientos que está llevando a cabo el conjunto romano para su puesta a punto de cara al inicio de la Serie A italiana, se ha podido ver al jugador calzando modelos de botas Nike, en lo que parece ser, según todos los especialistas, un más que probable acercamiento entre las partes que desembocaran en el anuncio, más pronto que tarde, de la vuelta de Totti al rebufo de Nike. Lo que parece más que probable es que los norteamericanos no quieren perder a un buque insignia ahora que desembarcan ellos en la Roma, conscientes del poder y del tirón mediático que el jugador tiene entre los aficionados. Por ello, están poniendo toda la carne en el asador no ya para firmar un nuevo contrato con el jugador sino incluso para que el mismo desestime los rumores que hablan de una posible marcha del club al término de la presente temporada, justo cuando debutará Nike con la escuadra italiana.