La liga china cierra multimillonario contrato por sus derechos televisivos

0
651
SuperLiga China
Suning se queda con los derechos de la SuperLiga china por 186 millones de euros
  • Tras las bajas audiencias de temporadas anteriores, las autoridades chinas han dado un nuevo impulso al deporte del fútbol con un nuevo y multimillonario contrato por los derechos televisivos de la SuperLiga china con el objetivo de reconducir la situación

La SuperLiga china de fútbol ha cerrado hace tan sólo unos días un importantísimo acuerdo por sus derechos televisivos a los que ha tasado en 186 millones de euros con la compañía Suning Sports, una filial del conglomerado empresarial Suning Holdings.

Contrato multimillonario

De este modo, se pone fin a la etapa de la tecnológica LeEco como titular de tales derechos, cuyo canal, LeSports era rival directo de PPTV, la plataforma de Suning que a partir del momento de la firma del acuerdo tendrá en su catálogo también la SuperLiga china, que se sumará a competiciones como la Premier LeagueLaLiga española que ya estaban en su canal.

LeEco consiguió la exclusividad de los derechos televisivos del fútbol chino hace apenas un par de años para las temporadas 2016 y 2017, unos derechos que le supusieron un desembolso de alrededor de 370 millones de eurosCMC, la propietaria de tales derechos hasta el año 2020. Sin embargo, las bajas audiencias y, por consiguiente, la ausencia total de beneficios, propició la necesidad de buscar un sustituto que comprara tales derechos para deshacerse de los mismos.

De vender electrodomésticos a propietaria de clubes de fútbol

La falta total de éxito de LeEco en la explotación de los derechos televisivos del fútbol en China no se queda exclusivamente en la SuperLiga. Hace tan solo unos meses también perdió los derechos televisivos de la Liga de Campeones asiática para el periodo 2017 a 2020, que pasaron precisamente a manos de Suning.

Suning es un importante grupo empresarial que comenzó vendiendo electrodomésticos pero que en los últimos años ha diversificado su negocio para apostar fuerte por el fútbol, tanto en China, donde es uno de los principales patrocinadores de varios equipos e incluso tiene en su propiedad al Jiangsu de la Superliga, como en el extranjero, donde es el máximo propietario del Inter de Milán.