La iniciativa de la atleta paralímpica Maya Nakanishi escandaliza Japón

0

La sobría y ortodoxa sociedad japonesa vive ‘escandalizada’ estos días tras conocerse la iniciativa de la atleta paralímpica japonesa Maya Nakanishi para poder sufragarse los gastos en los que debe incurrir para costear su presencia en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, que se celebrarán una vez den por finalizados los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Así, Maya, que vive en un coche, y hastiada de buscar patrocinadores y no hayar respuesta alguna, ni a nivel público ni a nivel privado, no ha cesado en poner todo lo que está al alcance para recaudar los fondos necesarios que le permitan estar en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. Así, lejos de venirse abajo, se armó de valor y decidió buscar ella misma los recursos económicos que necesita para poder competir en los Juegos Paralímpicos de Londres y pagarse la estancia. Sin embargo, la idea elegida por la atleta, posar semidesnuda en un calendario en el que muestra su pierna ortopédica, calendario que vende a 12 euros, unos 1.200 yenes, no ha sentado nada bien en la tradicional sociedad japonesa, hasta el punto de que compañeros de selección la han criticado duramente al afirmar que su acción no supone más que una humillación más al colectivo paralímpico al desnudar su discapacidad.

Maya, sin embargo, lejos de acomplejarse, ha respondido con dureza a las críticas afirmando que su única pretensión, además de recaudar fondos para lograr su fin, es “transmitir el mensaje de que una prótesis es algo hermoso y en ningún caso algo motivo de vergüenza”, animando a las personas con discapacidad a mirar la vida de frente.

Maya Nakanishi es una joven japonesa que a la edad de 21 años perdió parte de su pierna derecha en un accidente de trabajo en la fábrica en la que estaba empleada, hecho éste del que le costó salir más de seis meses. Maya vio como tuvo que renunciar a una de sus grandes pasiones, el tenis, y aunque todos daban por acabada su carrera deportiva, comenzó a practicar el atletismo, concretamente la especialidad de velocista, con la ayuda de una pierna artificial. Su esfuerzo, dedicación, empeño y ánimos de superación, le permitió participar en los Juegos Olímpicos de Pekín del año 2008, donde logró el cuarto puesto en la carrera de 200 metros lisos y el sexto puesto en los 100 metros lisos. Considerada como una de las grandes esperanzas del atletismo paralímpico japonés, posee el record asiático en su especialidad. 

Frente a esta oleada de críticas a la que Maya no ha dudado en calificar de “hipócritas”, ha surgido otra corriente que defiende con uñas y dientes la decisión adoptada por Maya, en el que su principal argumento, el de sus defensores, no es otro que argumentar que con ello trata de desestigmatizar a los atletas paralímpicos, tratando con este gesto de hacer llegar a la sociedad una imagen de normalidad, y se preguntan si realmente lo escandaloso no es que una atleta de la categoría de Maya, por el hecho de ser paralímpica, deba buscarse financiación de forma autónoma ante la pasividad de las autoridades japonesas.