La imagen de LeBron James, en bolsas de heroína en Philadelphia

0

Su imagen se asocia a grandes marcas comerciales. No es difícil encontrarnos enormes carteles del jugador cuando entramos en un McDonalds o bien comprarnos esta o aquellas otras zapatillas con el nombre del jugador como las Nike LeBron X.

Sin embargo, la pasada semana se ha descubierto un nuevo tipo de publicidad de la que es más que seguro que el jugador no está nada orgulloso y, mucho menos, habrá dado su autorización para el uso de su imagen asociada al tema que nos ocupa.

El jueves pasado tuvo lugar una de las tantas redadas que habitualmente se hacen en las calles de Philadelphia. En aquella ocasión, la policía detuvo a un pequeño traficante con 140 dosis de heroína. Pero en esta ocasión, algo llamó poderosamente la atención a la policía. Las bolsitas donde iba recogida la mercancía tenían estampadas la imagen de LeBron James con el nombre debajo tal y como puede verse en la fotografía. El hecho en sí no pasó desapercibido para la propia policía: “Es normal entre los traficantes estampar las bolsitas con nombres como ‘Horse’ o ‘Sugar Brown’ pero nunca hasta ahora nos habíamos encontrado con la utilización de nombres de grandes estrellas del deporte en las mismas”.

Los investigadores creen que se trata de una nueva técnica ‘comercial’ para atraer a ese mundo a más jóvenes con la utilización y vinculación de la imagen o simbolos de grandes estrellas del deporte como reclamo para su consumo. La operación se desató con la compra por parte de un agente infiltrado de la mercancía, unas 140 bolsas, a un joven traficante de 19 años, a cambio de unos 750 dólares. El joven fue detenido aunque a la mañana siguiente fue puesto en libertad bajo fianza de 250.000 dólares.

El temor de la policía radica ahora en que esto, definitivamente, sea una nueva estrategia comercial de los narcotraficantes en su intención de hacer más atractiva la venta de su mercancía con la asociación, implícita, que pueden hacer los jóvenes con la imagen de grandes estrellas.

Representantes del jugador no han querido hacer manifestaciones al respecto, aunque se da por hecho de que el hecho ha motivado una gran preocupación en el entorno del mismo.

El propio LeBron James confesó en su libro autobiográfico publicado en 2009, ‘Shooting Stars’, que de joven coqueteó con la marihuana, reconociéndose a sí mismo como un auténtico imbécil por haber coqueteado con un mundo tan peligroso.