La fuerte presión obliga a Pacquiao a retractarse de sus declaraciones contra los homosexuales

0

“No estoy en contra de los gay. No los condeno…
Tengo un primo gay. Tengo parientes gay. Tengo muchos amigos gay, de
manera que no condeno a los gay. Lo único que digo es que no estoy a favor del
matrimonio entre personas del mismo sexo. Es lo que le dije al tipo”
Con estas declaraciones el pugilista Many Pacquiao ha tratado de salir del enorme lío en el que se ha metido tras la entrevista concedida al National Conservative Examiner en la que no dejaba bastante bien al colectivo gay con sus fuertes críticas y que ya pudisteis leer aquí (Ver Artículo en MD).

El boxeador, una de las principales imágenes de Nike dentro del mundo del boxeo, se descolgó con unas polémicas declaraciones citando textualmente las Sagradas Escrituras y aludiendo a un pasaje del Levítico en el que textualmente puede leerse “Si alguno
se acuesta con varón como los que se acuestan con mujer, los dos han
cometido abominación; ciertamente han de morir. Su culpa de sangre sea
sobre ellos”.

Pues bien, el eco de sus declaraciones ha sido tal que no le ha quedado otra que dar marcha atrás y pedir disculpas, aunque muchos echan en falta la petición de perdón por parte del boxeador, que no se puede encontrar por ningún lado. Es más, las cosas siguen bastante tensas entre el movimiento gay y el boxeador y sus patrocinadores, puesto que el colectivo considera que el boxeador tan sólo ha salido a ‘matizar’ sus declaraciones después del enorme movimiento que se ha montado en contra del mismo, y sobre todo, en contra de sus sponsors principales.

El portal change.org comenzó una campaña en la que tenía una petición que buscaba persuadir a la
compañía de productos deportivos Nike para que dejara de patrocinarle, que
llegó a recibir 4.868 firmas hasta que fue suspendida el miércoles
por la mañana, fecha en la que el portal comunicó en una nota que el autor del artículo
original aclaró que Pacquiao no citó ese pasaje bíblico. 

Pero son muchos los que opinan que, detrás de este ‘arrepentimiento’ del boxeador, con profundas creencias religiosas, está la mano de Nike que bajo ningún concepto quiere verse sometida a un nuevo boicot o censura por parte del lobby gay. Ya os comenté en el anterior artículo que en el año 2008 la campaña “That ain´t right”, “No es correcto”, de Nike hirió las susceptibilidades de ese colectivo que obligó a retirarla ante la fuerte presión a la que sometió a la firma norteamericana, con un boicot en toda regla a sus productos. Al parecer, los ejecutivos de Nike no estarían por la labor de vivir un nuevo caso con Pacquiao que pudiera poner a Nike nuevamente en el disparadero, y lo que es peor, que se pudiera asociar su imagen a movimientos antihomosexuales.

Sea como fuera, Pacquiao ha rectificado, o al menos, ha matizado sus manifestaciones. Y parece que las aguas vuelven a su cauce. Sobre todo en Nike.