La foto del millón de dólares en la NBA

0

Muy probablemente, las grandes ligas deportivas estadounidenses, la MLS, la NBA, la NFL, la NHL o la MLB, son quizás las organizaciones a nivel mundial que más presente tienen que el deporte que defienden y promocionan es, en realidad, su mejor producto, un producto que deben cuidar y mimar si quieren obtener la máxima rentabilidad en un negocio que mueve millones de dólares al año.

Y dentro de estas grandes ligas, no han sido pocas las ocasiones en que hemos podido ver (y por qué no, admirar) las acciones y medidas adoptadas por los rectores de esas ligas orientadas directamente a la protección del producto en sí para hacerlo sumamente atractivo a los patrocinadores. La situación por ejemplo que se vivió en la Liga BBVA la temporada anterior en el mundo del fútbol con José Mourinho, el máximo responsable del Real Madrid en la parcela técnica, negándose una y otra vez a salir a rueda de prensa difícilmente se hubiera permitido en alguna de las ligas anteriores, precisamente por eso, para garantizar la protección del producto que después tratarán de vender a patrocinadores y sponsors.

Y en relación a esto, y centrándonos en el universo NBA, no sabemos muy bien como habrá sentado en la organización la polémica foto que el jugador de los Indiana Pacers, Lance Stephenson, subió hace unos días a su cuenta oficial en Instagram, aunque por la reacción del jugador y por las críticas recibidas, todo hace pensar que, desde luego, la acción no ha sido muy del agrado ni de la franquicia ni de la propia NBA, toda vez que a los pocos minutos, y con la polémica ya imposible de detener, procedió a retirar la citada foto. Pero ya era tarde.

En la fotografía en cuestión, aparecía Stephenson rodeado de fajos de billetes que correspondían al abono, en metálico de la ficha de la temporada, algo menos de un millón de dólares, un tema excesivamente delicado si tenemos en cuenta la situación económica en la que se encuentran muchos ciudadanos estadounidensees.

Lo que está claro es que la rápida reacción del jugador hace indicar que, alguna que otra reacción habrá provocado en la propia NBA, tanta como para sugerirle que retirara la fotografía. Y ante todo, hay que proteger al producto para recabar sobre él mucho más valor del que ya genera.