La FIFA amenaza ahora a la marca de los calzoncillos de Neymar

0
Los "palos de ciego" de FIFA en el ambush de Neymar
  • Advierte a BlueMan por un tweet lanzado en el que afirmaba que Neymar volvía a lucir sus prendas en un encuentro con Brasil
  • Sorprende la agresividad para/con la marca y la sobreprotección al jugador, al que le considera no actor indispensable en el asunto sino como víctima accidental
  • Los sponsors oficiales, preocupados ante la actitud de FIFA que deja al descubierto que sólo pone en marcha sus medidas anti-ambush según el protagonista de las mismas, lo que deja en papel mojado sus promesas de protección de los derechos de estos sponsors

Los conocidos casos de ambush marketing que el brasileño Neymar ha llevado a cabo durante este Mundial de Brasil 2014 están metiendo a la FIFA en una difícil situación de cara a sus patrocinadores oficiales que está provocando, a su vez, una actuación del máximo organismo del fútbol mundial muy poco racional que, lejos de tratar de calmar los temores de los patrocinadores oficiales ante este tipo de estrategias de los unofficial partners, han suscitado una cada vez más incómoda opinión acerca de cuál es realmente la vara de medir de FIFA ante esos casos.

Los calzoncillos de Neymar

La historia del que ya se ha conocido como el “caso de los calzoncillos de Neymar” es conocida por todos. Sabiendo de la afición del brasileño a este tipo de estrategias que ya puso en marcha con su club, el FC Barcelona, durante la última edición de la Champions League, una compañía de ropa interior y trajes de baño, que casualmente para más inri no es la que tiene Neymar como patrocinadora personal, regala a los integrantes de la selección brasileña el nuevo modelo de bañador o de ropa interior, no se sabe aún muy bien qué prenda es, para que, en teoría, lo luzcan debajo de las calzonas en los encuentros oficiales.

Pero lejos de limitarse a eso, Neymar va mucho más allá y a la conclusión de su encuentro ante Camerún, el brasileño se baja intencionadamente (¿o no?) las calzonas para dejar ver la prenda conocedor de que es, durante este Mundial, uno de los jugadores más seguidos por los medios. Blue Man, la marca de la prenda, había conseguido su objetivo. Neymar había incurrido en un nuevo caso de ambush marketing para darle una exposición que probablemente no hubiera conseguido de no utilizar este tipo de artimañas.

Se da la circunstancia que la propia FIFA, justo antes del inicio del torneo, lanzó una circular advirtiendo claramente de las duras consecuencias que acarrearía este tipo de prácticas para los jugadores que las pusieran en marcha, todo ello orientado a la protección de los derechos de los sponsors oficiales.

La protección de FIFA a Neymar

La acción comenzó a correr como la pólvora en Brasil hasta el punto que, en la primera ocasión que se tuvo, se cuestionó a la FIFA hacia esta estrategia de marketing de emboscada puesta en marcha por una de las grandes estrellas del torneo y acerca de cuál sería la actuación de FIFA para/con la actitud del jugador. La respuesta, no por esperada, dejó de ser sorprendente: y no en el hecho de que la FIFA no se atreviera a sancionar al jugador, algo que todos los especialistas consideraban obvio que no lo haría, sino más bien en el argumento utilizado para ello: la FIFA no sólo protegió a Neymar sino que además, alegó que no había incurrido en esas estrategias pues consideró toda la acción un inoportuno accidente que afectó, desgraciadamente, al brasileño. Poco menos que las calzonas se habían bajado sólas dejando a la vista la prenda.

Neymar vuelve a reincidir

Sin embargo, lo que no se esperaba FIFA era que, después de este guiño al brasileño, motivado muy probablemente por ser una de las estrellas del Mundial y por celebrarse este en Brasil, el jugador de la canarinha volviera a incurrir nuevamente en dicha acción. Así, nada más concluir la tanda de penaltis ante Chile, nuevamente, conocedor de que todos los focos apuntarían hacia él, se fundió en un sentido abrazo con su entrenador. Y sí, nuevamente, y de manera “accidental” según FIFA, las calzonas del jugador estaban ligeramente más bajadas para dejar ver la prenda de nuevo.

Esta reiteración del brasileño en este tipo de actuaciones dejó, además de en mal lugar al motivo “accidental” argumentado por FIFA, en una difícil situación del organismo ante los sponsors oficiales, que comenzaron a plantearse si las medidas anti-ambush puestas en marcha por la FIFA tenían algún sentido y practicidad cuando ni la propia FIFA se encargaba de hacerlas valer.

Pues para añadir más causas para el enojo de estos patrocinadores oficiales, en los últimos días los medios han conocido a través de la firma afectada la forma de proceder tan inusual de FIFA en todo este caso.

Así, hemos podido saber de palabras de la propia  Blue Man que ha sido apercibida por la FIFA por insistir en este tipo de prácticas. Según la compañía, la FIFA le ha comunicado de manera oficial que persista de este tipo de actuaciones después de emitir a través de su cuenta oficial en Twitter y tweet en el que afirmaba que, nuevamente, Neymar lucía sus bañadores en otro encuentro con Brasil. Al día siguiente, llegó notificación oficial de FIFA en la que le exigía el cese en este tipo de marketing apercibiéndola de serias sanciones por violación de los derechos de los sponsors oficiales.

Una actitud sorprendente

La actitud de FIFA ha sorprendido no sólo a la compañía sino a los patrocinadores oficiales del organismo, que ven cómo se pone todo el énfasis en la compañía instigadora (que desde que entregó las prendas no ha hecho nada más) pero no en el actor necesario para ello, el jugador brasileño, abriéndose nuevamente el debate de si es realmente necesario y provechoso para las compañías y marcas comerciales el desembolsar importantes sumas de dinero a la FIFA (o cualquier otro organismo encargado de organizar el evento) para conseguir el título de sponsor oficial cuando, a través del ambush marketing, los unofficial partners ganan cada vez más relevancia en este tipo de eventos con la permisibilidad de la FIFA, que lejos de ser tajante, actúa según el infractor. ¿Habría actuado de igual modo FIFA con el jugador de no haber sido Neymar?

No es una actitud esta sóla de la FIFA. En el año 2012, durante la Eurocopa, la UEFA sancionó duramente al danés Bendtner por lucir publicidad de un patrocinador no oficial en su ropa interior. Tan sólo unas jornadas después, el francés Franck Ribery actuó de igual manera. La UEFA ni llegó siquiera a apercibirle.

Como decíamos en nuestro artículo de las diferentes formas con las que encaraban Brasil 2014 y Wimbledon el tema del ambush marketing, ¿vale realmente la pena invertir cantidades millonarias en la
adquisición de licencias y en la obtención de permisos y consideraciones
por parte del Comité Organizador de éste o aquél evento deportivo
cuando existen técnicas puestas a disposición de las consideradas marcas no oficiales o unofficial partners
que utilizan el emblema, objeto o imagen de una manera tan sutil e
implícita sin en realidad mencionarlo que les confiere a las mismas
tanto éxito o más que a los propios sponsors oficiales?