La FIA obligó a cambiar sus cascos a Vettel y Hamilton en Austin

0

Durante el pasado Gran Premio de Austin, la FIA se vio obligada a dar un serio toque de atención al alemán Sebastian Vettel y al británico Lewis Hamilton. Pero, por paradójico que pueda resultar, no fue como consecuencia de su actuación durante todo el desarrollo del Gran Premio de los Estados Unidos sino por algo ‘ajeno’ a la evolución de las actuaciones de ambos pilotos durante el citado evento: sus cascos.

El pasado fin de semana se produjo el retorno de la Fórmula Uno a los Estados Unidos en un Gran Premio disputado en Austin y donde toda la espectacularidad y pomposidad que los norteamericanos lucen en sus eventos quedó plasmada durante los tres días de competición. Para tal evento, tanto Sebastian Vettel como Lewis Hamilton decidieron presentar un diseño nuevo para sus cascos con los que disputarían el mencionado Gran Premio.

Sin embargo, apenas colocárselo en sus cabezas, los pilotos recibieron una seria reprimenda por parte de los comisarios de la FIA que obligaron, literalmente, a alterar el diseño original de los mismos a fin de poder continuar con su participación en el Gran Premio. Vettel presentó un espectacular diseño donde, con una textura que asemejaba la madera, se podía ver en él una estrella de sheriff en un círculo central rodeado de las palabras ‘Texas Rangers’, el grupo de policía de la zona, y donde en el centro de la estrella había las letras S.V., por Sebastian Vettel. Hasta aquí todo normal. Lo que no gustó a los comisarios fue el intento de Red Bull de colarse en una fiesta a la que no estaba invitado. Así, la firma de bebida energética introdujo el slogan “Gives your Wings”, “Te da alas”, algo que el propio Ecclestone prohibió tanto a pilotos como a escuderías para evitar convertir esa toma, la de la cámara onboard, en un privilegiado espacio publicitario, con el fin de evitar que ninguna marca o compañía pudiera beneficiarse de tan ansiado y pretendido espacio. Este hecho motivó que la compañía encargada del diseño, Ari, tuviera, a toda prisa, que improvisar una solución, para lo cual tapó con cinta aislante negra el citado emblema aunque para la prueba del domingo ya tenía un casco completamente nuevo sin el citado slogan.

Por su parte, otro que recibió un importante toque de atención en este Gran Premio y por el mismo motivo fue el británico Lewis Hamilton. A diferencia del alemán, el británico optó por un diseño mucho más patriótico, con una bandera norteamericana ondeante en lo alto del mismo. Sin embargo, no fue este el motivo que rechazó la FIA. El motivo del toque de atención fue como consecuencia del slogan elegido por el piloto inglés: H.A.M., una abreviatura de “Hard as mother fucker”, expresión británica que viene a ser algo así como “A por todas” (en la versión menos hiriente de la expresión). Sin embargo, en la sesión del sábado, Hamilton se vio obligado a cubrir con una cinta roja este lema tras las advertencias de la FIA del cuidado que deben extremar los pilotos y escuderías en el uso que hacen del lenguaje.

Dos cascos, dos advertencias. Otro punto de vista al Gran Premio de Austin del pasado fin de semana.