La FIA no tiene quién sustituya a la criticada Pirelli en 2014

0

La enorme presión que el proveedor oficial de la Fórmula Uno, Pirelli, está soportando acerca de la calidad y oportunidad de los neumáticos que suministra para cada Gran Premio y el poco interés que la firma italiana ha denunciado existir en la FIA para renovar el contrato que les une, junto con las críticas que recibe de buena parte de las escuderías, ha puesto en el disparadero la continuidad más allá de esta temporada de la relación de la Fórmula Uno con la compañía transalpina.

Si a este complicado escenario le añadimos los tests secretos que Mercedes y Ferrari llevaron a cabo para catalogar y comprender aún más esos complicados neumáticos, la viabilidad de la relación entre las partes una vez concluya la presente temporada se antoja como mínimo complicada, cuando no imposible.

Y este caldo de cultivo es el ideal para que comiencen a surgir rumores dentro del paddock, malintencionados o no, sobre las posibles candidatas a sustituir a los italianos, en lo que más parecen globos sondas destinados a conocer la predisposición de las firmas mencionadas a verdaderos contactos entre la FIA y las mismas.

Así, si hace tan sólo unos días Hankook era la candidata ideal para sustituir a Pirelli a la conclusión de la presente temporada, ahora se han unido a la liza Michelin y una vieja conocida, Bridgestone. Y sin embargo, en todas ellas cuando se les ha preguntado, se ha obtenido la misma respuesta: no es viable que en el corto plazo, esto es, para la temporada que viene, ninguna de ellas vaya a convertirse en la sustituta de la tan criticada Pirelli, si bien su respueta difiere en una de ellas respecto a las otras dos.

La primera en autodescartarse fue Hankook, que en declaraciones a la revista británica Autosport, señalaba no estar lista para dar el salto a la Fórmula Uno, y mucho menos en el año 2014. La falta de test es uno de los escollos que, según Hankook, hacen inviable su llegada a la Fórmula Uno en los próximos años.

La siguiente en autodescartarse fue la propia Bridgestone, que afirmó que a la conclusión de su contrato con la Fórmula Uno en el año 2010 decidió dar un giro a su estrategia de expansión que está basada más en la innovación y en la investigación que en una vuelta a los circuitos, por lo que su regreso es totalmente inviable.

Sin embargo, la tercera compañía en liza, Michelín, no ha sido tan explícita a la hora de negar con rotundidad su presencia en la Fórmula Uno la temporada que viene, sino que ha dado la callada por respuesta. En el entorno se rumorea que es el propio Jean Todt el que directamente se encuentra en negociaciones con Michelin para convencerle de la oportunidad de su llegada en este preciso momento.