La Federación Venezolana de Fútbol demanda a Empresas Polar por utilizar “vinotinto” en sus cuñas

0

Lo que mal empieza, mal acaba. Y la relación, exitosa durante muchos años, de Empresas Polar con la Federación Venezolana de Fútbol, la FVF, tuvo un final bastante ‘conflictivo’ para ambas partes de cuyos barros, vienen ahora estos lodos.

Para poder entender toda esta cuestión, es necesario situarnos y ponernos en antecedentes. Como seguro que muy bien sabéis, a primeros de este año 2012, la Federación Venezolana de Fútbol sorprendía a propios y extraños al anunciar la llegada de un nuevo sponsor, un nuevo patrocinador, que aportaría suficiente capacidad económica como para garantizar la viabilidad del proyecto venezolano. Así, la Federación anunciaba la llegada de la petrolera PDVSA, compañía que exigió a su vez la salida de la que hasta ahora había sido la fiel acompañante desde hacía diez años de dicho organismo: la firma Empresas Polar. Así, todo la llegada de PDVSA y la salida de Empresas Polar fue todo uno. De hecho, fuentes de Polar confirmaron que el 16 de marzo recibieron una misiva firmada por el presidente de la Federación en la que, sin previo aviso, notificaba la decisión unilateral de dicha entidad de rescindir, desde ese mismo momento, el contrato que les unía y que tenía de vigencia hasta el año 2014. 

Desde ese momento, y ante la afirmación de Polar de emprender las medidas legales que fueran oportunas para indemnizarles por dicha acción, la relación entre el máximo organismo del Fútbol Venezolano y Empresas Polar se tornó algo “complicada”, por llamarlo de una manera suave. Y la última muestra de ello es la denuncia presentada por la Federación contra la compañía. ¿El motivo? La utilización de la palabra “vinotinto” por parte de Polar en sus cuñas de publicidad. Según fuentes de la Federación, “vinotinto” es un término cuyo uso y utilización desean circunscribir hasta uso casi exclusivo de la misma por parte de la FVF. De este modo, la Federación pretende “controlar” el uso del apelativo con el que tradicionalmente es conocida la Selección Venezolana de Fútbol por parte de empresas y compañías ajenas al portfolio de patrocinadores oficiales de la Federación. Sin embargo, existen algunas trabas legales a la hora de que la FVF pueda ver su deseo hecho realidad.

La fundamental, la que defienden los especialistas (y también los profanos en la misma) es que, para lamento de la FVF, la marca “vinotinto” no la tiene registrada de manera global a efectos legales. Es más,  en el Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual, SAPI, en lo que sería el Registro Oficial de Patentes y Marcas venezolano, la FVF sólamente tiene registrada la marca “vinotinto” exclusivamente referida al ámbito comercial, es decir, nadie podrá abrir una tienda o establecimiento comercial con el nombre de “vinotinto” sin el consentimiento previo de la FVF. Pero esta limitación se queda ahí. Es decir, el registro se estima concedido exclusivamente para ese uso, por lo que nada dice respecto a la imposibilidad de utilizar esa expresión de alguna otra manera por cualquier compañía, como es el caso de Empresas Polar en sus cuñas de radio, hecho que quiere denunciar la FVF.

Así pues, según los expertos, la única vía que le queda a la FVF para defender es que demuestre que Polar se aprovecha de la reputación que dicha marca tiene en cuanto a identificación con la Selección Venezolana de Fútbol para, con ánimo de lucro, beneficiarse de la misma. El problema radica aquí en el hecho de que la FVF debe demostrar el daño que se le hace en el mercado con el uso de esa palabra.

De este modo, en Polar se encuentran bastantes tranquilos ante la demanda presentada por la FVF dado el convencimiento de la imposibilidad de que llegue a buen término. En definitiva, todo por un incompleto registro de la marca “vinotinto” que la FVF hizo en su día.