La ‘exitosa’ temporada de Derrick Rose: 34 millones sin jugar un sólo minuto

0

En la edición de ayer nos hacíamos eco del conocido listado que la prestigiosa Sport Illustrated publica anualmente sobre los deportistas que más ingresos obtienen cada año. Y de entre todos los jugadores que en la elitista lista aparecen, destaca con letras mayúsculas, y no precisamente por ocupar el primer lugar, el nombre de Derrick Rose, el jugador de los Bulls de la NBA.

La atención sobre el jugador no recae precisamente por ser el que más ingresos obtenga. De hecho, el crack de los Bulls ocupa la séptima posición de los 50 deportistas con más ingresos en los Estados Unidos con casi 34 millones de dólares. Y es precisamente esa posición y esa cuantía la que llama poderosamente la atención, más si tenemos en cuenta que se trata de un jugador que no ha disputado ni un sólo minuto durante la temporada con su equipo, los Chicago Bulls.

Esos 34 millones de dólares, (33,4 millones para ser más exactos) están formados por los 17 millones procedentes de acuerdos de patrocinio, en su mayor parte procedentes del multimillonario acuerdo con adidas, más los 16,4 millones de dólares que le aporta su equipo, los Bulls. Esa dualidad es la que ha llevado a muchos aficionados a los Bulls a poner su toque de recelo sobre la ‘necesidad’ o conveniencia del jugador a volver a las canchas cuando ingresa más dinero fuera de ellas que lo que obtiene como ficha en el club.

Recordemos que Rose, a pesar de tener ya hace dos meses el alta médica de su importante lesión que se produjo en los playoffs de la NBA del año 2012, se ha negado una y otra vez a volver a las pistas amparándose en una no recuperación mental completa que le atemorizaría ante los rumores de una posible nueva recaída.

Una nueva lesión supondría un duro golpe para las firmas que acompañan al jugador, principalmente adidas, Skullcandy o Powerade, además de otras muchas compañías locales de Chicago. Sin embargo se expone aún más a que la marca Rose caiga en el olvido en el supuesto de un mayor retraso en su regreso.