La Eurocopa vista a través de sus mascotas: un viaje por las 9 mascotas de la Eurocopa

0

Más o menos afortunadas, diseñadas con más o menos acierto, algunas veces simpáticas y otras tan poco comunicativas que pasan casi desapercibidas….Hace ahora la friolera de 32 años, o dicho de otra manera, hace nueve Eurocopas si contamos la que está a punto de comenzar, vieron la luz por primera vez unos personajes que nacieron con un objetivo: darle identidad a la Eurocopa pero que a menudo, dependiendo del acierto de su diseño, pasan incluso inadvertidas: las mascotas de la Eurocopa.

La moda se inició allá en el año 1980 con la Eurocopa que se disputó en Italia del 11 al 22 de Junio de aquel año. Y fue una Eurocopa pionera en muchos aspectos. Podemos decir que con ella llegó la ‘Era Moderna’ a la Eurocopa de Naciones de fútbol. Dicho de otro modo: se sembró el germen de lo que es la actual Eurocopa: por primera vez, ocho países (anteriormente eran cuatro) tenían derecho a participar en la fase final del torneo. Pero es que además, por primera vez, el anfitrión del torneo, en este caso Italia, se clasificó automáticamente para la fase final. Y por si fuera poco, también por primera vez
en la historia del torneo, todos los partidos se celebraron en
un único país. Como se puede ver, una Eurocopa innovadora en cuanto a su formato. Pero además de todos estos hechos, por primera vez, una Eurocopa de Naciones presentaba una imagen: su mascota. Desde entonces, cada año, como anteriormente decía, con mayor o menor acierto en cuanto a su diseño, quién nunca ha faltado a la cita ha sido su correspondiente mascota.

Hoy en día, la importancia que ha adquirido la mascota ha superado con creces las esperanzas que se tenían cuando vieron la luz por primera vez. Se convierten en la principal figura de identificación del torneo y de la ciudad/ciudades organizadoras; juegan un papel importante en la inauguración y los principales sponsors oficiales del campeonato asocian sus marcas comerciales junto al diseño de estas mascotas, donde su papel en el merchandising de las mismas es básico y fundamental.

Su evolución ha ido in crescendo de manera casi proporcional al crecimiento de la importancia del marketing y la comercialización del torneo, pues han sido la pieza base sobre la que se ha articulado una parte importante de la promoción, comercial y empresarial, de los campeonatos. Tanto es así que, mientras que, de acuerdo a un estudio desarrollado con motivo de la Eurocopa del año 2008 por la agencia Survey Sampling International (SSI), casi el 40% de los hinchas europeos no lograban identificar a los sponsors oficiales de la Eurocopa (lo que debería llevar a estos sponsors a plantearse nuevas estrategias de marketing o al menos revisar las que ponen en marcha si de verdad quieren obtener rendimiento a esos patrocinios), la identificación de la mascota con el torneo para el aficionado es casi total.



Acompáñame pues en este repaso que vamos a hacer a las mascotas de la Eurocopa en este viaje que nos llevará 32 años atrás, a la Eurocopa de 1980, año en el que vio la luz la primera mascota de este torneo.

Italia 1980
La figura de la mascota no había tenido acto de presencia hasta entonces. Si bien a nivel de Campeonato del Mundo ya había hecho aparición en el Mundial de 1966, hubo que esperar 24 años para que esa incipiente ‘moda’ se trasladara al torneo europeo. Al ser la primera, no cabe duda de que da la sensación de que fue ‘metida’ un poco de manera improvisada, deprisa y a la carrera. Había que encontrar un personaje que identificara al país transalpino y que fuera lo suficientemente fuerte en su imagen como para asociarla al torneo. Muy probablemente fue el encargo de algo solicitado a última hora, y entre que no había tiempo para más y que era algo que no se sabía muy bien de para qué, a alguien se le ocurrió aportar la idea de Pinocho, o en italiano, Pinocchio, el personaje del libro de Carlo Collodi, Las aventuras de Pinocho. El problema de como asociarla a Italia fue resuelto coloreando la nariz de madera con los colores de la bandera italiana. Y para asociarla a la Eurocopa, un balón. Había nacido la primera mascota de la Eurocopa: Pinocchio.

Francia 1984
El curioso personaje de 1980 tuvo su aquel Y los franceses, organizadores de la siguiente Eurocopa, y maestros de la moda y el diseño, le dieron algo más de importancia a la mascota que debía identificar a Francia y a su Eurocopa a nivel internacional. Y así nació Peno, Penalty en francés, un gallo que había salido directamente del centro del país, pues no hay que olvidar que es el símbolo del mismo. Paradojicamente, parece que las ideas se les agotaron ahí a los diseñadores franceses, pues para el Mundial del 98 que organizaron también eligieron a un gallo. Peno fue obra francesa pero bien podría haber sido obra de cualquier diseñador de Walt Disney, con elementos como las manos o los zapatos muy típicos de los dibujos animados de la factoría. Como quiera que sea, Peno vino al mundo en Francia. Era la segunda mascota de la Eurocopa y su figura se iba asentando.

Alemania 1988:
Parece que la especie animal como protagonista de las mascotas de la Eurocopa cala fuerte entre los diseñadores, que para la Eurocopa que se celebra en Alemania proponen a otro animal, esta vez un conejo, para representar a la misma. Así nace Berni, un simpático conejo llamado de esta manera como homenaje a la sede donde Alemania logró su primer Mundial, la ciudad suiza de Berna, en el año 1954. Hoy en día, si algo destaca de la mascota es las curiosas cintas del pelo y muñequeras que lleva que hace que parezcan que vaya a jugar a otro deporte que para nada tenga que ver con el fútbol. Para darle el toque patrio, los diseñadores optaron por vestirlo no con los colores de la selección alemana sino con los colores de la bandera nacional.

Suecia 1992:
Poca originalidad es la que se le puede achacar a los diseñadores de la mascota de la Eurocopa de Suecia. O eso, o que les gustó tanto el diseño de la anterior Eurocopa, Berni, que decidieron que fuera otro conejo el que llevara la imagen de la Eurocopa de Suecia por todo el mundo. Para más inri, no se rompieron mucho la cabeza a la hora de darle un nombre: Rabbit. En definitiva, un conejo, algo más estilizado que el de Alemania, al que vistieron con los colores de la selección sueca. Incluso volvieron a incidir en las muñequeras y cintas del pelo del anterior diseño. Quizás el plagio más grande de la historia de las macotas de la Eurocopa.

Inglaterra 1996:
Los diseñadores ingleses abandonan al conejo pero no el reino animal. Y, provistos de poca originalidad también, presentan una versión algo más estilizada de la que fue la primera mascota de un Campeonato del Mundo de Fútbol en el Mundial que organizaron en el año 1966. Así, presentan a Goaliath, un león algo más expresivo y con cuerpo más atlético que el del Mundial de 1966.  Goaliath al parecer acabó con la plaga de conejos que estaba invadiendo la Eurocopa.

Bélgica-Holanda 2000:
¿Cómo hacer una mascota que identifique a dos países, pues la de Bélgica y Holanda es la primera Eurocopa compartida por dos naciones? A los diseñadores de aquella mascota no hay que negarles imaginación, sobre todo eso. Quizás demasiada. Así nació Benelucky, una mascota que trató de recoger el león holandés con el diablo belga, ambos símbolos identificativos propios de aquellas naciones. Y salió ‘esto’. Un león con cuernos y cola de diablo, o un diablo con cara de león. En fin. Para nombrarlo, recurrieron a un juego de palabras: al trío de países que forman Bélgica, Holanda y Luxemburgo se les conoce con el nombre de Benelux (lgica, Netherlands y Luxemburgo). Cogieron las dos primeras sílabas, Bene, de Bélgica y Holanda, y le añadieron Lucky, afortunado. En fin, algo enrevesado todo quizás.

Portugal 2004
Parece que el reino animal se estaba quedando pequeño para encontrar mascotas y los portugueses deciden dar el paso hacia algo más humano. Pero para que no fuera muy traumático ese salto, deciden diseñar un híbrido entre humano y animal, una mascota con rasgos humanos y felinos, aunque a mí me sigue pareciendo más bien monescos, que dota al personaje de una flexibilidad y habilidad impropias y perfectas para el fútbol. ¿Un resumen? Da la sensación de ser un diseño de última hora como ocurrió con la primera de Italia. Y con las prisas, salió esto: Kinas.

Austria-Suiza 2008
La especie humana se va imponiendo a la animal. Se abandona la idea de que sea un animal el que represente la imagen de una Eurocopa de Fútbol y aparece otra idea con fuerza: que sean niños los que simbolicen esa imagen. Así nacen Trix y Flix, los dos hermanos que representan a Austria y Suiza, con una sobriedad tan sólo rota por unos extraños peinados, y que representa a la perfección la sobriedad de los países organizadores. A la hora de elegir los colores, el rojo y el blanco, colores de ambas banderas nacionales, son los elegidos en un alarde también de poca originalidad. Como quiera que sea, ven la luz las primeras mascotas 100% humanas (al menos, eso creo). La compañía encargada de su diseño fue Warner Bros.

Polonia-Ucrania 2012
Pues poco o nada de originalidad se podía esperar cuando se anunció que el diseño de las mascotas iba a recaer nuevamente en Warner Bros. Y así fue. Misma idea, mismo concepto, mismo resultado: dos niños representantes de cada país, ataviados con los colores de cada país, con la misma separación de años en las camisetas de cada país tal y como ocurría en el anterior diseño y con los mismos peinados ‘extraños’ que los anteriores. Así nacen los gemelos Slavek y Slavko.

Pues este ha sido el repaso a la historia de las mascotas de la Eurocopa hasta el día de hoy. Tendremos que esperar todavía algún tiempo a ver con qué nos sorprende Francia, sede del próximo campeonato en el año 2016.