La especulación llega al United a través de fondos de inversión

0

Una de las grandes apuestas dentro de las estrategias comerciales de los grandes grupos financieros no es otra que su llegada al mundo del fútbol a través de los polémicos fondos de inversión, una solución, en opinión de unos, o una amenaza, también en opinión de otros muchos.

Clubes grandes, medianos o pequeños se han visto, de alguna manera, afectados por las llegadas, de una manera u otra, de estos fondos de inversión que, en muchas ocasiones lo único que hace es dotar a la inestabilidad  tradicional de un club, de una nueva arista especulativa que lo único que hace es conferir una mayor preocupación a los aficionados y seguidores del conjunto en cuestión, que ven amenazado en muchos casos la tranquilidad y futuro del club.

Y como muestra de que nadie está a salvo de este tipo de movimientos financieros, el conjunto británico del Manchester United, propiedad en más del 90% de la familia Glazer, ha visto como ha llegado a su accionariado el fondo de inversión Baron Capital, que a partir de ahora poseerá hasta el 24% del 10% de las acciones que puso la familia Glazer a la venta en el año 2012, lo que da como resultado que Baron Capital se haya hecho en su totalidad con hasta un 2,5% de las acciones globales de los Diablos Rojos.

Sin embargo, la gran preocupación de los aficionados del United es el nuevo cariz que le ha dado a esta adquisición el citado fondo de inversión Baron Capital. Toda vez que la familia Glazer, como decimos, controla hasta un 90% del capital del United, el querer ver en ese movimiento de Baron Capital como un intento de desestabilizar a los Glazer y amenazarlos, de alguna manera, con un intento en el futuro de hacerse con un mayor porcentaje de participación en el accionariado del United que pudiera amenazar la propiedad a la familia Glazer, se antoja como algo irreal.

Así las cosas, la propia Baron Capital ha anunciado que este hecho no hay que verlo más allá de un simple movimiento especulativo, y que como tal hay que entenderlo, es decir, como una estrategia inversionista. Es decir, Baron Capital podría adquirir todas las acciones que en 2012 puso en Bolsa la familia Glazer, ese 10% anteriormente mencionado, y no pasaría de tener precisamente eso, tan sólo el 10% de la propiedad del United y apenas un 13% de los votos.

El mismo argumento es el que tratan de esgrimir los especialistas con el objetivo de calmar las incipientes dudas que comienzan a sembrarse en unos aficionados ya de por sí molestos con la gestión del club tras la marcha de Ferguson la temporada pasada y con un pobre rendimiento deportivo que ha provocado que mucha de la atención que dispensan los fans e hinchas del United hacia el club se centren ahora en los movimientos extradeportivos que se dan en el club al objeto de evitar que, al 100%, caiga en una peligrosa espiral especulativa que amenaza el futuro de uno de los clubes más importantes del mundo.