La eliminación de Francia ahorrará 750.000 euros a sus patrocinadores

0

La eliminación de Francia a manos de España en los cuartos de final de la presente edición de la Eurocopa que estos días se está celebrando en Polonia y Ucrania tiene un segundo efecto negativo para la Federación Francesa de Fútbol más allá del deportivo.

Y es que según ha publicado el prestigioso diario francés L’Équipe, la mala imagen dada por el conjunto galo durante el torneo permitirá a los patrocinadores y sponsors de la Selección Francesa ahorrarse la nada despreciable cifra de 750.000,00 euros, cantidad que dejará de ingresar por lo tanto la Federación Francesa de Fútbol, en virtud de un ‘curioso’ sistema de acuerdos de patrocinio donde se tiene en cuenta la imagen y popularidad del equipo galo.

El sistema presenta una cuota fija que los patrocinadores y sponsors deben abonar a la Federación gala con independencia del resultado del conjunto francés, y un tramo variable, en el que la cuantía que las marcas comerciales unidas a la Federación Francesa tienen que abonar a la misma se encuentra condicionada a un sistema de evaluación que se basa en un curioso procedimiento.

Así, este la cantidad de este tramo variable depende de un sondeo mensual elaborado por una firma independiente en el
que los “bleus” deben como mínimo una nota de popularidad del 6,5
sobre 10. Si tenemos en cuenta que el último sondeo realizado hace un mes, justo antes de comenzar la Eurocopa, la popularidad del conjunto francés no superaba el 5,5, lo que implicaba un menor ingreso procedente de este tramo por parte de la Federación Francesa, en la misma temen los resultados que arroje el nuevo sondeo que se publicará próximamente, sobre todo tras el más que discreto papel de la selección en la Eurocopa y los múltiples problemas internos que la misma presenta.

La idea de esta curiosísima cláusula surgió precisamente tras el desastroso papel jugado por la selección francesa en el pasado Mundial de Sudáfrica 2010. En dicho torneo, los escándalos, disputas internas y problemas eran cosa normal en el día a día de la selección gala hasta el punto de que los enfrentamientos internos dieron lugar a un motín de algunos jugadores contra el entrenador, que a su vez era defendido por otros. Resultado de todo: eliminación de Francia en la primera fase; destitución del entrenador; sanciones disciplinarias a cinco futbolistas y, sobre todo, un daño tremendo a la imagen de la Selección gala.

Este hecho propición un descontento monumental entre los patrocinadores principales de la Federación que exigieron la rebaja en las cantidades que debían a abonar a la misma por el daño que la crisis de la Selección Francesa estaba provocando en la imagen de sus marcas comerciales. Al final, dejaron de pagar 2 millones de euros por este motivo, y lo más importante, consiguieron de la Federación, bajo amenazas de retirar su apoyo,  la negociación de un nuevo tipo de contratos en la que se sometía la mitad de las cuantías a abonar por los mismos a una cláusula de
popularidad, de forma que los patrocinadores pagasen menos si el
comportamiento de los “bleus” no fuera el deseado. Esta cláusula puede motivar que, en esta ocasión, la Federación deje de ingresar unos 750.000,00 euros si sigue la evolución a la baja en cuanto a la popularidad de la Selección Francesa.