La diadema de Fernando Torres, nueva excusa para la guerra Nike – Adidas

0

La diadema o cinta para sujetar el pelo que utilizó Fernando Torres el pasado miércoles en el partido que enfrentó a su equipo, el Chelsea contra el Nápoles, es un nuevo motivo de disputa entre las marcas Nike y Adidas.
Adidas, firma que viste al conjunto inglés, ha presentado una queja formal al Chelsea por el uso indebido durante el partido de vuelta de la eliminatoria de octavos de final de la Champions League que el jugador Fernando Torres hizo de una cinta para el pelo, de una diadema.

La historia es bastante sencilla: Adidas viste al conjunto inglés gracias a un acuerdo entre ambas parte por el que la firma alemana desembolsa anualmente una cantidad ingente de millones por ello. El acuero implica aportar toda la equipación y vestimenta o accesorios de los jugadores excepto las botas, donde cada jugador tiene exclusividad personal para llevar las de su propio patrocinador. ¿Y cuál es el problema? Pues el problema es que la cinta para el pelo que utilizó Fernando Torres en el partido contra el Nápoles lleva impreso el logotipo de Nike, es decir, era una cinta de la gran competidora de Adidas. Adidas ha visto en este gesto una clara agresión a sus derechos, denunciando a Nike por lo que considera una técnica de ambush marketing y al club por no defender los intereses comerciales de Adidas. Por el contrario, Nike dice que no fue un acto deliberado de ambush marketing, si no que el jugador pidió una cinta para el pelo y se puso una de la firma que lo viste, Nike. Desde el club, sin embargo, dan la razón a Adidas y confirman que no fue realmente un acto “inteligente” por parte del jugador, en otro tirón de orejas al jugador español que no está desarrollando una buena temporada en el club inglés.

Hay que recordar que el nueve del Chelsea tiene contrato con Nike hasta el término de la presente temporada, aunque la firma americana tiene la potestad de alargar durante dos años más el vínculo con el que fuera delantero del Atlético de Madrid. Además, mantiene la posibilidad de acudir al tanteo en caso de no querer renovar el contrato en primera instancia. 600.000 euros es lo que Nike le paga por campaña. Y todo bajo el ruido de fondo del interés de Adidas de hacerse con el jugador, al que ya intentó ficharle en el año 2008 vía Reebok.