La desaparición de los Kings posibilita la vuelta de los míticos Supersonics a Seattle

0

Uno de los mayores rumores que en los últimos tiempos venían siendo portada en los mentideros de la NBA era la posibilidad, remota entonces, de la vuelta a Seattle de la liga con la llegada de una nueva franquicia. Y lo que parecía un sueño, ya está más cerca de verlo convertido en realidad.

El regreso del histórico campeón del año 1979, los Seattle Supersonics, está cerca de producirse después de que el multimillonario Chris Hansen, con fuertes lazos empresariales en la ciudad, haya afirmado su intención de adquirir los Kings de Sacramento, en serios problemas económicos y con intenciones de venta por parte de su actual dueño, para trasladar la franquicia a la ciudad del estado de Washington, Seattle, que retornaría a la NBA.

Hansen ha realizado una importante oferta a los actuales dueños de los Kings valorada en algo más de 500 millones de dólares. Si a esto unimos el acuerdo alcanzado en septiembre del año pasado por las autoridades de Seattle respecto a la decisión, favorable, de construir un nuevo pabellón, valorado en casi otros 500 millones de dólares, para albergar futuros encuentros de la NHL y del posible retorno de la NBA, las piezas del puzzle van encajando. Se da la circunstancia de que el coste de dicho pabellón será financiado en una gran parte por la iniciativa privada, iniciativa privada que está encabezada precisamente por Chris Hansen, principal inversor del nuevo pabellón. El nuevo pabellón tiene previsto ver su inauguración dentro de dos años.

Sin embargo, las intenciones de Hansen son mucho más ambiciosas y espera que el actual propietario de los Kings acepte la oferta que le ha puesto encima de la mesa para que, ya a partir de la próxima temporada, Seattle vuelva a tener representación dentro de la NBA con los míticos Supersonics. Tal es así que el precio ofrecido a los Kings supera con creces a lo que los especialistas consideran el valor real de la franquicia en el mercado en el momento actual.

No tenemos que olvidar que los Seattle Supersonics ‘abandonaron’ su presencia en la NBA cuando en el año 2008 la franquicia fue trasladada a Oklahoma. Sin embargo, las autoridades de Seattle se quedaron con la propiedad de los derechos del logotipo y el nombre de la franquicia con la esperanza de recuperar, en el futuro, la presencia en la liga de baloncesto norteamericana una vez la NBA diera el visto bueno a la concesión de otro equipo a la ciudad.

Los míticos Supersonics representaron a la ciudad del estado de Washington dentro de la NBA durante más de cuarenta años, desde 1967 hasta 2008. Durante este periodo, la franquicia logró el ansiado anillo en la recordada final del año 1979 en la que fue su segunda final de la NBA de las tres que ha disputado a lo largo de toda su historia. En las otras dos finales, sucumbió primero, en el año 1978, un año antes de hacerse con el anillo, ante Washington, mientras que en el año 1996, casi 20 años después de la consecución de su único anillo, cayeron ante otro equipo mítico, los Bulls del gran Michel Jordan.