La desaceleración china, objeto de preocupación en Nike

0

La fuerte desaceleración que vive la economía china ha provocado una reducción de igual proporciones en la demanda del consumidor, lo que ha supuesto a su vez una enorme preocupación en las multinacionales asentadas en el país, entre ellas Nike.

Los altos dignatarios de las finanzas en la firma Nike se hallan cautelosamente preocupados ante el giro de acontecimientos que está viviendo el país asiático que puede repercutir, y de manera bastante sustanciosa, en las cuentas que presente Nike. Y es que la fuerte desaceleración económica que está viviendo el país chino se está traduciendo en una drástica reducción de la demanda dentro de los consumidores de aquel país, lo que está provocando a su vez una importante caída en las cifras de ventas de las grandes multinacionales asentadas en el mismo. Y las firmas deportivas no son ajenas a este descalabro.

El tema tiene más que preocupado a Nike que vio como las ventas en China ascendieron en más de un 10% el año pasado, lo que supone casi el 30% del beneficio operativo de la compañía a nivel global. Sin embargo, en junio de este año, las acciones de Nike registraron su mayor caída desde diciembre del año 2008, coincidiendo con una disminución de las ganancias del último trimestre a su vez coincidente con la desaceleración china.

Esto provoca que Nike haya puesto en marcha toda una estrategia, equiparable a la adoptada por otras compañías del sector asentadas en China, consistente en una drástica disminución de los precios, ofreciendo descuentos que le “ayuden” a dar salida al exceso de inventario de la temporada en cuestión. Así, Nike está ofreciendo suculentas rebajas en sus artículos con un doble objetivo: el primero, el que indicamos, el de tratar de salvar las ventas en aquel país, que juegan un papel fundamental en las finanzas globales de la marca. El segundo, el de tratar de competir con Li-Ning, que acuciada por los mismos problemas que atañen a Nike en el país asiático, está ofreciendo descuentos en sus productos que llegan hasta casi el 40% sobre el precio final en el calzado y hasta casi el 60% en la ropa. Nike sin embargo no puede llegar a estos descuentos y se queda en aproximadamente la mitad de los mismos.

En el supuesto de que dichas medidas no surtan efecto, el siguiente paso es adoptar la misma estrategia que la que está siguiendo Li-Ning: cerrar puntos de venta. La firma china cerrará casi 3.000 puntos de venta de los 8.000 que tiene distribuidos por todo el país con un único objetivo: tratar de presentar un balance lo más beneficioso posible que minimice los drásticos recortes que la caída de la demanda está provocando en la compañía.

En Nike no descartan acometer medidas del estilo si la adoptada de los grandes descuentos no surten los efectos deseados. El tiempo dará y quitará razones.