La ConfeCup ayudó a cerrar acuerdos empresariales

0

La Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones ha sacado a la luz un informe que pone de manifiesto el caracter comercial de los grandes eventos deportivos, a los que muchos ven como verdaderos núcleos donde hacer y cerrar negocios.

Más de 1.800 millones de dólares es la cifra que la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones estima se concretó en negocios de exportación durante la celebración de la pasada Copa de Confederaciones. Así, la citada agencia estima que la cita deportiva brasileña organizada por la FIFA y el país sudamericano se convirtió en un importante núcleo de negocios donde los encuentros empresariales realizados durante todo el torneo con la celebración del mismo como telón de fondo permitieron concretar acuerdos comerciales inmediatos o con previsión de realizarse en el corto plazo de un año por valor de 1.822 millones de dólares.

El citado organismo se encargó de promover este tipo de encuentros empresariales durante la celebración del acontecimiento deportivo al ser uno de los patrocinadores FIFA para el torneo. Así, con tal rol, la agencia invitó a empresarios extranjeros a encuentros de la Copa Confederaciones y, de paso, aprovechar la visita para conocer empresas brasileñas y discutir acuerdos y oportunidades de negocio. Y la jugada no le salió nada mal. Así, de la previsión inicial máxima estipulada por la agencia de 1.100 millones de dólares se pasó a casi los 2.000 millones de dólares, desbordando cualquier tipo de previsión más optimista realizada, atrayendo a más empresarios de los esperados de más de 70 países.

El sector de la construcción, con negocios cerrados por más de 1.300 millones de dólares, fue el que más acuerdos logró cerrar, seguido a bastante distancia por el de la maquinaria, con un valor estimado de acuerdos en torno a los 300 millones de dólares y por el sector agrícola, con acuerdos cerrados por importe de 80 millones de dólares.

La apuesta de la agencia para el Mundial de Brasil del año próximo es doblar la cifra obtenida con la celebración de la Copa Confederaciones.