La compañía china interesada en el Southampton se echa atrás

0
366
Southampton
Las negociaciones para la venta del club a un grupo chino no han llegado a buen puerto
  • Las restricciones a la inversión en el extranjero impuestas por el gobierno chino han propiciado que Lander Sports Development argumente importante cambios en el mercado para no continuar con la operación

A comienzos del pasado mes de enero informábamos del principio de acuerdo alcanzado entre el Southampton británico y un importante grupo inversor asiático que haría que la entidad de las islas pasara a manos chinas en los próximos meses. Sin embargo, un cambio de última hora ha provocado que la compañía dé marcha atrás en sus intenciones y haya dejado a los dirigentes británicos sin una operación que ya se daba por hecha dentro del sector.

Cambios en el mercado

La consultora china Lander Sports Development ha hecho pública, a través de un comunicado oficial, su firme decisión de no llevar a cabo el principio de acuerdo alcanzado con el Southampton británico para adquirir la entidad de manera inmediata.

Como principal motivo, la compañía ha alegado importantes cambios acontecidos dentro del mercado que se traducen en realidad en las nuevas medidas adoptadas por el gobierno chino respecto a la inversión en el extranjero de empresas de dicha nacionalidad, un obstáculo lo suficientemente importante como para que la consultora haya recapacitado acerca de la viabilidad de la operación.

No hubo acuerdo

A pesar de que el pasado mes de enero fuimos no pocos los medios los que, amparándonos en las informaciones surgidas desde el propio entorno de dicha consultora, contábamos el principio de acuerdo alcanzado entre las partes, ahora la firma asiática se desmarca de aquella información negando la misma y defendiendo que en ningún momento llegó a acuerdo alguno con el club británico.

Según las primeras informaciones, el Southampton y la compañía asiática habrían alcanzado un principio de acuerdo para la venta de al menos el 80% del capital del club, en manos del grupo St Mary’s Football Group, y de la suiza Katharina Liebherr, propietaria del club desde la muerte de su padre en el año 2010.