La cerveza de la discordia: Lotus llama la atención a Raikkonen por su celebración ‘cervecera’ en Abu Dhabi

0

Domingo, 04 de noviembre de 2012. Se disputa el Gran Premio de Abu Dhabi. Las espadas están en todo lo alto con los dos grandes gallos de la competición, Fernando Alonso y Sebastian Vettel, compitiendo en un mano a mano por el título mundial, en un Gran Premio donde todo a punta a que el británico Lewis Hamilton se hará, a priori, con el triunfo. Casi dos horas después del inicio del Gran Premio, la sorpresa salta en el mundo de la Fórmula Uno. Gana Alonso, que recorta tres puntos a Vettel; Gana Vettel, que a pesar de salir el último, acaba en tercera posición. Pero sobre todo, ganan Lotus y Kimi Raikkonen que, de manera inesperada se hacen con el Gran Premio.

Y lo que todo debía ser un día de fiesta en la escudería, con una victoria inesperada de Kimi Raikkonen, se convierte en una secuencia de acontecimientos que finalizan con una seria llamada de atención de Lotus a su piloto vencedor por algo que, a primera vista, parece tan inofensivo como excesiva la reacción de la escudería con el flamante vencedor del Gran Premio, su piloto Kimi Raikkonen.

Todo ocurre una vez finalizado el Gran Premio. Entregados los premios a las tres primeras posiciones, Raikkonen se retira para ser homenajeado en la escudería, que esperan expectantes al victorioso piloto. Una vez allí, todo el equipo al completo sale a realizarse la correspondiente y pertinente foto del ganador. Y ahí se abre la caja de los truenos.

Raikkonen, alma libre donde las alla, piloto tan excepcional en sus cualidades como difícil de ‘domar’ en cuanto a sus actitudes dentro y fuera de la pista (en sus anteriores escuderías son conscientes de este caracter indomable del finlandés), acude al evento con una lata de cerveza en la mano, sin intención de ofender a nadie, y en un acto intuitivo y nada premeditado que en cualquier otro circuito o gran premio hubiera pasado completamente desapercibido. Pero en Abu Dhabi no. Y ahí está el problema.

Nada más hacerse la pertinente foto y ser distribuída la misma por las diferentes agencias, la escudería recibe una llamada importante: desde los organizadores del Gran Premio se quejan del festejo llevado a cabo por Raikkonen, algo aparentemente normal e inofensivo en cualquier otro lugar, pero que en suelo árabe es poco menos que un ataque a la religión de aquel país. Ante el asombro de los jefes de la escudería, preguntan cuál es el problema. Y la respuesta, sorprendente fuera del mundo árabe: Raikkonen aparecía en la foto de celebración del equipo con una lata de cerveza en la mano.

Hay que recordar que el consumo de bebidas alcohólicas es algo sumamente penado en la religión islámica. De hecho, en los Grandes Premios celebrados en la zona, se sustituye el tradicional champán con el que se celebra la victoria por otra bebida sin alcohol. La indignación crecía no sólo ya entre los organizadores del Gran Premio, sino entre los propios jefes tanto de la Fórmula Uno como de la propia escudería por razones parecidas.

En la escudería no tuvieron más remedio que salir al estrado afirmando haber ‘regañado’ al piloto finlandés. La cosa estaba clara: era necesario una aclaración no sólo a los organizadores del Gran Premio, sino a los sponsors de origen árabe que la escudería Lotus tiene en sus filas. En la dirección del Gran Circo, estaban molestos también por el daño que esto le podía hacer a sus intereses en la zona. No hay que olvidar que el consumo de bebidas alcohólicas en público en el mundo árabe es considerado como una afrenta inimaginable en el mundo occidental. Y toda vez que el giro dado en la Fórmula Uno es acrecentar su importancia en territorio árabe, quitando peso paulatinamente al tradicional dominio europeo, otrora fuente ingente de ingresos para la organización, a cambio de incrementar su presencia en Oriente Próximo ante la llamada de los petrodólares.

En definitiva, nunca una cerveza dio tanto que hablar. Y nunca una reprimenda tuvo tanto eco y resonancia de cara a los medios como poca influencia puede tener en un alma libre como es Raikkonen.