La cadena Oddbins planta cara al LOCOG y sus “estúpidas reglas”

0

Oddbins es una de las mayores cadenas comercializadoras de vino en Gran Bretaña. Creada en el año 1973, su peso en el mercado se ha ido incrementado con el paso de los años, como ocurre con los buenos vinos que vende. Pero al igual que muchas otras empresas británicas, ha visto, entre la incredulidad y la indefensión, como el LOCOG impide, a través del establecimiento de unas rígidas normas, sacar provecho del enorme tirón que para la economía de un país supone unos Juegos Olímpicos.

Y cansados de tanta “ridícula norma”, Oddbins ha decidido tomar cartas en el asunto y plantar cara al Comité Organizador de los Juegos, atacándole con su propia medicina, tirando de ironía y golpeándole donde más le duele. “Todo es absolutamente ridículo: por tercera vez en la historia celebramos unos Juegos Olímpicos y nos encontramos con una normativa ridícula que nos obliga, a los que no somos sponsors oficiales de los Juegos, cosas tan absurdas como no mencionar el año del evento, 2012; no mencionar el evento, los Juegos Olímpicos, y no citar la ciudad, Londres. Es totalmente ridículo”, ha afirmado Ayo Akintola, director gerente de la cadena.

Por este motivo, desde el Departamento de Marketing de la cadena se pusieron a trabajar para lanzar una campaña que, reuniendo todos esas “ridículas obligaciones” que les imponía el LOCOG, pudieran hacer frente a dichas adversidades y lograran atraer a los clientes teniendo como telón de fondo la excusa de los Juegos. Y vaya si lo han conseguido, porque debemos reconocer que, cuanto menos, la campaña es original donde las haya, y el toque de ironía que va implícito en la misma seguramente no ha debido de hacer mucha gracia al LOCOG.

Así, Oddbins ha lanzado al mercado una campaña que durará exactamente el tiempo que duren los Juegos Olímpicos por la cual, ofrecerá hasta un descuento del 30% a todo aquel que entre en sus tiendas, atención a la estrategia, con unas zapatillas Nike, o con una camiseta de Pepsi, o que lleve en su cartera una tarjeta de crédito de MasterCard, o que lleve un iPhone o que tan sólo muestre un llavero de Opel. 
La iniciativa, ya de por sí, ha sido un éxito para Oddbins, al menos a nivel de repercusión mediática, ya que ha atacado en plena línea de flotación de las “ilógicas” medidas del LOCOG. Hay que recordar que este organismo, con el objetivo de proteger los derechos comerciales de los sponsors oficiales de los Juegos, y muy probablemente por la presión ejercida por los mismos, ha establecido normas como la de no dejar acceder a los recintos olímpicos a todo aquel que lleve, por ejemplo, una camiseta de Pepsi o unas zapatillas de Nike, tal y como reconoció recientemente en una entrevista el propio Sebastian Coe, presidente del LOCOG:
Es la primera medida de este tipo que ha lanzado una compañía que no es sponsor oficial para los Juegos de Londres 2012. El temor del LOCOG es que dicho ejemplo se extienda y las marcas no oficiales se revelen contra las medidas del LOCOG de una manera tan sutil como esta, cumpliendo a rajatabla las exigentes normativas del LOCOG pero promocionando de manera indirecta prendas y artículos de marcas no oficiales, lo cual supondría un auténtico golpe al LOCOG que vería como, en su intento por favorecer y proteger a las marcas oficiales, estaría, con estas medidas, promocionando y potenciando de manera indirecta las marcas no oficiales. Con lo cual, se pueden encontrar con un Londres repleto de aficionados y turistas orgullosos de vestir prendas Nike o beber Pepsi o utilizar MasterCard para enojo de marcas como Adidas, Coca Cola o Visa.